La administración Trump enviará a 5 mil soldados más para reforzar la seguridad fronteriza, ante la inminente llegada de la caravana inmigrante a la frontera sur con México, en un intento por evitar que estos ciudadanos indocumentados ingresen al país del norte. Estos funcionarios ejecutarán un plan de seguridad llamado “Operativo Patriota Fiel”.

El presidente estadounidense ha repetido en varias ocasiones que esta caravana de inmigrantes representa una amenaza para EEUU, motivo por el cual declaró un “estado de emergencia nacional”. Ha afirmado que muchas de estas personas son "criminales y delincuentes", que atentan contra la seguridad de la nación norteamericana.

Se tiene previsto que el nuevo despliegue militar se inicie el próximo 5 de noviembre, hasta el 15 de diciembre, de acuerdo a las declaraciones emitidas por un funcionario de Defensa. Este nuevo grupo de militares incrementará significativamente la seguridad en la frontera. Sin embargo, el número de efectivos militares podría variar, de acuerdo a las necesidades del Operativo.

Fuentes vinculadas con el área de Defensa de EEUU también señalaron que la administración del presidente Trump tiene la intención de “enviar un mensaje” a los inmigrantes centroamericanos que pretendan cruzar la frontera, muchos de los cuales se encuentran aún en México.

Las deportaciones a Honduras

Se espera que al intentar traspasar la frontera estos inmigrantes sean detenidos y deportados a su nación de origen, de acuerdo a las últimas declaraciones dadas por Trump.

Vídeos destacados del día

Por otra parte, representantes del Ejército estadounidense reforzarán los trabajos de vigilancia en la frontera, labores para las que fueron entrenados especialmente los funcionarios de Protección Fronteriza y Aduanas.

Posibles arrestos en la frontera

La seguridad en la frontera será ampliada, gracias al envío de este nuevo grupo de soldados, sin embargo, se tiene previsto que sean los funcionarios de “La Migra”, quienes arresten a los migrantes que logren cruzar la frontera sur, sin embargo, en caso de que esta situación se descontrole, es posible la ayuda de los militares.

La caravana de inmigrantes representa un serio desafío para la administración Trump y un retroceso para los planes de control de inmigrantes ilegales en el país del norte. En varias ocasiones el presidente norteamericano ha declarado que “no les permitiremos ingresar a nuestro país”, porque representan una amenaza para la nación.