El presidente de Estados Unidos, Donald Trump afina estrategias junto a líderes militares de EUA, con quienes conversó recientemente sobre las mejores opciones para reforzar la frontera sur con México, ante la inminente llegada de la caravana de inmigrantes, que desde el pasado 13 de octubre mantuvo en alerta a Guatemala, México y ahora a EEUU.

La mayoría de los integrantes de esta caravana de inmigrantes provienen de Honduras y durante los próximos días se espera su arribo a territorio estadounidense, sin embargo, Trump señaló que “no se les permitirá entrar”.

En una reunión efectuada en la Casa Blanca, el primer mandatario de EEUU conversó con James Mattis, Secretario de Defensa; Joseph Dunford, Jefe del Estado Mayor Conjunto y un grupo de veinte representantes de altos mandos militares para discutir varios temas, entre ellos el avance de la caravana de inmigrantes.

En declaraciones a los medios de comunicación al inicio de la reunión Trump señaló que “vamos a conversar también sobre eso, porque no podemos permitir que esa gente entre a nuestra nación”. Agregó que “haremos algo al respecto”.

México colabora con Estados Unidos

Sobre este tema Trump también declaró que “México está trabajando simultáneamente con nosotros. Hay un movimiento de la caravana hacia nuestro país. Sin embargo, va a llevar un tiempo para que puedan llegar a nuestra nación. No podemos permitir que esta gente ingrese ilegalmente a Estados Unidos”.

Más presencia militar custodiará la frontera de EEUU

La semana pasada, el primer mandatario de Estados Unidos advirtió que se “cerrará militarmente la frontera con México”. “Aquí ya se han desplegado, al menos, unos 2 mil miembros de la Guardia Nacional, para proteger la frontera”.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, no dio detalles sobre los mecanismos que utilizarán para blindar un largo límite de más de 3 mil 200 kilómetros, que incluye parte de Río Bravo.

Trump fue consultado sobre si aumentará la presencia militar en la frontera y señaló que “estoy pensando en muchas cosas, que incluyen a los militares y no solamente a la Guardia Nacional”.

La caravana de inmigrantes representa una seria amenaza para Estados Unidos y un retroceso en sus planes por controlar el flujo de inmigrantes indocumentados, luego de haber realizado grandes esfuerzos en los últimos meses para atender la problemática migratoria. Ahora la administración Trump busca implementar estrategias para controlar este gran grupo de inmigrantes.