El príncipe Harry y su esposa Meghan abandonarán el palacio de Kensington y, a principios de año, antes del nacimiento de su primer hijo, se mudarán de Londres a Frogmore Cottage, en los terrenos del Castillo de Windsor. El anuncio provino del propio Palacio de Kensington, hasta ahora su residencia, y ahora es inevitable pensar que las tensiones con sus vecinos, el Príncipe William y su esposa Kate no son ajenas a la mudanza. O mejor dicho, las tensiones entre las dos mujeres.

Tensiones entre Kate y Meghan podría haber acelerado la mudanza

En medios internacionales ha trascendido que los duques de Sussex, Harry y Meghan quieren moverse porque necesitan más espacio, pero que en realidad no quieren vivir al lado de William y Catherine [VIDEO].

El Palacio de Kensington acaba de anunciar que la pareja se mudará a Frogmore Cottage, Windsor, en la finca del castillo que es un lugar muy especial para la familia real. Se trata de una casa de dos pisos y 10 habitaciones, donde existirá el salón de entretenimiento del nuevo miembro real, es decir, una guardería, el gimnasio y un estudio de yoga, de los cuales Meghan es fanática.

Frogmore House será la residencia a la que se mudarán Harry y Meghan

El nuevo hogar de los duques de Sussex será Frogmore House, la espectacular residencia victoriana de 35 acres en el parque Windsor Castle Home Park, que cuenta con seguridad bastante estricta y en la que la pareja se tomó la sesión de fotos de su compromiso además ahí celebraron la recepción de su boda en mayo. Desde su enlace matrimonial, en otoño de 2017, la pareja vive en Nottingham Cottage, una pequeña pero encantadora mansión de ladrillo rojo en los terrenos del Palacio de Kensington, donde los duques de Cambrdige, con sus tres hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis, viven en un apartamento de lujo.

Vídeos destacados del día

Harry vivió en Nott Cott, como es conocido familiarmente, desde 2013.

El área donde vivirán ahora los futuros papás es la más cara y exclusiva de Londres, un rincón del campo en el corazón de la capital. En las últimas semanas se pensaba que el apartamento estaba listo para Harry y Meghan [VIDEO], después de meses de una remodelación que costó 1.4 millones de libras porque se dejó de ver movimiento de trabajadores.

Frogmore House se construyó en la década de 1680 y sirve como lugar de descanso final para la mayoría de los miembros de la Realeza del siglo pasado, incluidas la reina Victoria y el príncipe Alberto.

La finca fue comprada por primera vez para uso real por la reina Charlotte en 1790.