El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que su administración gubernamental cambiará los mecanismos para gestionar las peticiones de asilo político en esta nación norteamericana, debido a que todos los solicitantes serán detenidos durante años en unas grandes ciudades carpas, hasta que cada caso en particular sea resuelto legalmente.

El mandatario estadounidense declaró en una conferencia de prensa realizada en la Casa Blanca que “los vamos a atrapar y los mantendremos encerrados hasta la realización de la correspondiente audiencia de deportación o asilo”. Con estas declaraciones el presidente Trump reveló un nuevo escenario político para solucionar el problema migratorio que confronta el país del norte.

El marco legal para los inmigrantes

Trump también afirmó que se negará el asilo a todas las personas que ingresen a territorio estadounidense por áreas situadas fuera de los puertos de entrada legales. Todos los ciudadanos que solicitaban asilo en EEUU, hasta ahora, podían salir en libertad a través de un amparo llamado “Parole”, el cual les permitía permanecer en Estados Unidos, hasta la realización del correspondiente juicio sobre su estado migratorio. Al respecto, el presidente norteamericano alega que “muchas de estas personas no se presentaban posteriormente a los juicios y desaparecen”.

De esta manera se revela el interés de la administración Trump de buscar diferentes mecanismos para solucionar el problema de la inmigración ilegal en el territorio estadounidense. Al respecto,Trump también agregó que “quienes decidan violentar las leyes estadounidenses no podrán utilizar reclamos sin mérito, con el objetivo de obtener la admisión automática en nuestra nación”.

Vídeos destacados del día

La caravana de inmigrantes y las elecciones legislativas

La caravana de inmigrantes centroamericanos y su inminente arribo a los Estados Unidos representan un retroceso en los planes que ejecuta actualmente la administración Trump para detener la inmigración ilegal y es previsible que deje sus efectos en las próximas elecciones legislativas, previstas a realizarse el próximo 6 de noviembre. En torno a esta convocatoria electoral, los mensajes presidenciales se centraban en la necesidad de estimular a las personas a acudir a votar, debido a que tradicionalmente acuden menos electores, en comparación con las elecciones presidenciales.