La administración del presidente Donald Trump ejecuta estrictos programas para impedir el ingreso de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos y, recientemente, ordenó limitar las opciones para la solicitud de asilo en la frontera sur con México, con el propósito de que todas las personas que logren acceder de manera irregular, no puedan obtener este beneficio migratorio.

El primer mandatario de EEUU declaró que “acabo de firmar la proclamación de asilo, pero los inmigrantes tienen que ingresar por medio de los puertos de entrada que están autorizados” aseguró Trump a los medios de comunicación social, antes de viajar a París para la conmemoración del centenario del Armisticio de la Primera Guerra Mundial.

Durante 90 días estará prohibida la entrada a Estados Unidos a todas las personas que cruzan la frontera sur ilegalmente, lo cual revela el trabajo que viene desarrollando la administración Trump para reforzar la seguridad fronteriza y detener a los inmigrantes ilegales; especialmente en los actuales momentos, ante el inminente arribo de la caravana de centroamericanos. La proclamación presidencial, que limita las solicitudes de asilo a Estados Unidos, se podrá ampliar a más de 90 días, lo que revela la intención de extender su mecanismo de acción, en caso de ser necesario.

Restricciones para los inmigrantes

La caravana de inmigrantes centroamericanos, que partió desde Honduras el pasado 13 de octubre, ha significado para el Gobierno del presidente Trump un arduo trabajo para prohibir el ingreso a territorio estadounidense de quienes ilegalmente pretendan ingresar a Estados Unidos.

Vídeos destacados del día

El nuevo marco jurídico restringe, de manera más estricta, las posibilidades para los ciudadanos extranjeros de ingresar a esta nación norteamericana.

Actualmente, la caravana de inmigrantes se encuentra en territorio mexicano y, pese a las advertencias realizadas por los Gobiernos de Honduras, Guatemala, México y Estados Unidos, sus integrantes insisten en que arribarán a territorio estadounidense para solicitar asilo. Han realizado un largo viaje, que ha implicado grandes esfuerzos, además de exponerse a las inclemencias climatológicas, cruce de ríos caudalosos y largas caminatas.

Despliegue militar en la frontera sur de EEUU

Trump ha anunciado que los inmigrantes accedían irregularmente por la frontera mexicana y pedían asilo político para evitar la deportación y, de esta manera, quedar en libertad mientras se aclaraba su situación migratoria. Igualmente en recientes declaraciones, el presidente estadounidense ha afirmado que la caravana de inmigrantes representa una “amenaza” para Estados Unidos, por lo cual impulsó un amplio despliegue militar en la frontera con México.