El Gobierno del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció la venta del avión presidencial, el cual abandonará el territorio mexicano para posteriormente ser resguardado en un aeropuerto de logística, situado en la región estadounidense de San Bernardino, en el estado de California, donde el Boeing recibirá mantenimiento y estará a la espera de un futuro comprador.

De acuerdo a las informaciones emitidas por autoridades del Gobierno de López Obrador, el último viaje que realizó este avión presidencial fue hacia la ciudad de Buenos Aires, en ocasión de la participación de Enrique Peña Nieto en la cumbre del G20, durante la cual el ex presidente firmó el nuevo acuerdo comercial con Canadá y Estados Unidos.

Al respecto, Jorge Mendoza, director de Banobras declaró ante la prensa que “damos el primer paso rumbo hacia la enajenación del avión Boeing 787-8, el cual lleva el nombre del héroe de la Independencia, José María Morelos Pavón”.

Banobras es una institución bancaria del Gobierno de México, el cual realizó la operación de compra de esta aeronave, la cual actualmente está a la venta con el propósito de concretar parte de las medidas de recorte de gastos económicos que ejecutará la administración de AMLO.

Venta en las mejores condiciones para México

Mendoza también señaló que con el anuncio de esta venta “honramos del compromiso realizado durante la campaña presidencial de López Obrador de enajenar esta aeronave”. Agregó que “se garantizará en todo momento las mejores condiciones en el proceso de la venta del avión presidencial”.

Durante la gestión gubernamental de Felipe Calderón, entre los años 2006 y 2012 se anunció la adquisición de esta aeronave, un Boeing Dreamliner 787-8, el cual tuvo un costo aproximado de 218 millones de dólares.

Vídeos destacados del día

Este medio de transporte aéreo fue utilizado por el Gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto, durante al menos dos años.

AMLO viajará en vuelos comerciales

Andrés Manuel López Obrador asumió oficialmente el pasado 1 de diciembre el cargo como presidente de México y declaró que durante su gestión presidencial se trasladará a través de vuelos comerciales. Señaló además que “un avión presidencial de esta categoría no lo tiene ni Barack Obama”.

Con el anuncio de esta transacción, la cual se espera concretar en un futuro cercano, el Gobierno de López Obrador comienza a consolidar parte de los ofrecimientos que realizó durante la campaña electoral, en la cual se anunciaron importantes iniciativas tendientes a mejorar las condiciones económicas del país.

Como complemento al anuncio de esta venta, Carlos Urzúa, secretario de Hacienda señaló que “pronto también se pondrán en venta unos 60 aviones y 70 helicópteros pertenecientes al Gobierno Federal”, lo cual refuerza las medidas de austeridad económica que ejecutará la administración del nuevo presidente de México.