La administración gubernamental del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que regresará a México a los inmigrantes con casos pendientes relacionados con peticiones de asilo, mientras los jueces de inmigración los cite para su correspondiente audiencia.

La medida, que comenzará a ejecutarse a partir de hoy, fue anunciada en un comunicado por el Departamento de Seguridad Nacional, DSN, en el cual se señala que “algunos solicitantes de asilo ya no podrán estar en libertad en el país, sino que serán regresados a México, hasta tanto se resuelvan sus casos”.

Sin embargo, a estos inmigrantes solamente se les permitirá regresar a territorio estadounidense para comparecer ante un juez, cuando sean citados para sus audiencias.

Se tiene previsto que los migrantes que regresarán hoy a México retornen por los límites fronterizos entre San Diego y Tijuana para controlar, por medio de las autoridades, el regreso pacífico de estas personas a México. Los migrantes ingresarán a México, por medio del puente fronterizo de San Ysidro.

Debido a esta medida anunciada por el Gobierno de Estados Unidos, las autoridades de México están alerta en relación al inminente retorno de migrantes, quienes desde el pasado mes de octubre han presionado a la administración del presidente Donald Trump exigiendo solicitudes de asilo, para escapar de las condiciones de vida de los países centroamericanos, alegando falta de empleos estables e inseguridad ciudadana.

Peticiones de asilo serán controladas por autoridades de EUA

Los casos de asilo fraudulento serán controlados con esta medida anunciada por el DSN, porque suelen ocurrir casos en los cuales los inmigrantes no presentan antes las autoridades estadounidenses solicitudes de asilo y desaparecen antes que los jueces de inmigración atiendan estos casos, dificultando la determinación de los méritos en las peticiones.

La realización de este tipo de acciones por parte de los migrantes dificulta la ejecución de la política migratoria de la administración Trump, motivo por el cual se ha decidido establecer controles más estrictos, para detener el ingreso de extranjeros indocumentados a Estados Unidos.

Medida sin precedentes

Kirstjen Nielsen, secretaria del DSN, explicó ante la prensa que “esta medida de retornar a los migrantes a México, antes de ofrecerle atención frente a un juez para solucionar su solicitud de asilo no tiene precedentes y tiene como objetivo detener el abuso de las generosas leyes migratorias estadounidenses”.

Mientras tanto, la administración del presidente Trump continúa desarrollando políticas migratorias con especial énfasis en la frontera sur, debido a los altos índices de migrantes indocumentados, que anteriormente acostumbraban ingresar a territorio estadounidense fuera de los controles gubernamentales autorizados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más