El número de fallecimientos por la explosión del oleoducto de Petróleos Mexicanos, Pemex, aumentó a 76 víctimas debido a la explosión y los incendios provocados por la manipulación inapropiada de gasolina, luego del agrupamiento de decenas de personas que intentaban abastecerse ilegalmente de combustible en esta toma clandestina en el municipio Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo.

Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, informó que el número de heridos alcanzó las 74 personas, quienes comenzaron a ser trasladados a Estados Unidos, por medio del apoyo de la Fundación Michu Mau, mientras los menores de edad heridos fueron trasladados al hospital Shriners, situado en Galveston, en el estado de Texas.

Gobierno de México atiende la emergencia

De acuerdo a las declaraciones de Fayad, del total de heridos 7 son menores de edad, 30 víctimas tienen edades entre los 18 y 29 años, 36 personas tienen entre 30 y 54 años y solo un herido tiene 63 años. Este registro confirma la realización de trabajos de parte del Gobierno en esta área para atender con prontitud la emergencia ocasionada por la explosión en el oleoducto de Tlahuelilpan.

El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que la explosión que se produjo en este oleoducto fue ocasionada por el alto octanaje de combustible, además de la ropa elaborada con contenido sintético que tenían las personas que estaban recolectando gasolina. “El intenso movimiento de los presentes generó la fricción de ropa, la cual fue suficiente para generar una chispa, que pudo activar el combustible”.

Apoyo en hospitales para atender a las víctimas

Fayed informó que hay una cifra de 74 personas víctimas de quemaduras, pero el número de fallecidos ha aumentado lamentablemente a 76 personas, lo cual pudo verificar luego de realizar una visita de inspección en el Hospital General de Pachuca.

La explosión ocurrida en el municipio Tlahuelilpan, en Hidalgo, se ocasionó en una toma clandestina de combustible propiedad de Pemex, lo cual es considerado como una actividad ilegal para abastecerse de este hidrocarburo.

Decenas de personas se agruparon en el lugar con envases para recolectar gasolina, lo cual promovió la ocurrencia de esta explosión y los consecuentes incendios.

En relación a esta catástrofe en Hidalgo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló que es posible la existencia de actos de sabotaje dirigidos a perjudicar los planes gubernamentales que se vienen realizando en México para detener el huachicol.

En México al huachicol se le conoce popularmente como la estrategia utilizada para robar y vender ilegalmente gasolina.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más