El número de fallecidos por la explosión y los incendios registrados el pasado 18 de enero en el municipio Tlahuelilpan en el estado de Hidalgo aumentó a 114, debido a los efectos devastadores de esta tragedia que enluta a México, mientras 33 heridos permanecen hospitalizados en diferentes centros de salud.

Las autoridades de México han brindado la asistencia sanitaria a las víctimas de esta catástrofe y, al respecto, la Secretaría de la Salud, informó que en los hospitales han fallecido 46 pacientes, debido a las severas lesiones sufridas al momento de ocurrir la gran explosión y los incendios, por la manipulación inadecuada de combustible en una toma clandestina, propiedad de Petróleos Mexicanos, Pemex.

Anuncios

Hugo López-Gatell, subsecretario de la Prevención y Promoción de la Salud, informó que de las 33 víctimas hospitalizadas, 23 permanecen recluidas en Ciudad de México, 4 en el Estado de México, 3 en Hidalgo y 3 están internadas en la ciudad de Galveston, Texas.

Ayuda coordinada para atender a las víctimas

López-Gatell agregó que la asistencia médica de emergencia a las víctimas se ha realizado de "manera coordinada y el sector salud de México ha brindado asistencia sanitaria oportuna, lo que permitió salvar vidas".

“Lamentablemente, durante la explosión algunos pacientes respiraron aire caliente y sufrieron quemaduras a nivel de la tráquea y los bronquios, lo que ha generado la aparición de enfermedades de tipo sistémico en los riñones, en las vías respiratorias y en la función cardiovascular”.

Las autoridades sanitarias de México se mantienen en alerta y prestando apoyo médico a los pacientes, igualmente están ayudando a las familias de los fallecidos con los costos económicos funerarios, debido a la ocurrencia de esta catástrofe en el estado de Hidalgo.

Anuncios

Incendios de gran intensidad provocaron tragedia en Hidalgo

Durante la explosión ocurrida el viernes 18 de enero, en horas de la tarde, la gasolina creó una barrera de fuego en el área donde se encontraban los pobladores almacenando ilegalmente envases de combustible. Esta área es una especie de zanja y, debido al gran grupo de gente y al amplio derrame de combustible proveniente del ducto de Pemex, la explosión y los incendios ocurrieron con gran intensidad.

Al respecto, la administración gubernamental de López Obrador, anunció que estas acciones pudieran ser parte de una “sabotaje” a los programas que actualmente se ejecutan en México para detener el "huachicoleo", nombre popular bajo el cual se conoce al robo y venta ilegal de gasolina en México.

Mientras tanto, autoridades mexicanas realizan investigaciones para determinar las causas que motivaron a esta tragedia en Hidalgo, la cual es conocida como la mayor catástrofe por robo de combustible ocurrido en México.