Mientras se avecina un segundo cierre parcial del Gobierno en Washington a raíz de las discusiones fronterizas, el gobernador Gavin Newsom ordenó la remoción de aproximadamente 360 ​​miembros de la Guardia Nacional del límite sur de California con México, repudiando la caracterización del presidente Trump de una reciente afluencia de refugiados y migrantes centroamericanos como crisis de seguridad nacional.

Newsom señaló que le está dando a la Guardia Nacional una nueva misión, para que las tropas no participen en el "teatro político" de la Casa Blanca y, en cambio, "se centren en las amenazas reales que enfrenta nuestro estado".

El gobernador dijo que firmaría una orden general para volver a desplegar las tropas para apoyar los esfuerzos de prevención de incendios forestales y expandir las operaciones para combatir las drogas y los cárteles en todo California, con un grupo de fuerzas entrenadas para detectar narcóticos que estarán estacionados en los puntos de entrada internacionales del estado.

Newson agregó que "La emergencia de la frontera es una crisis manufacturada". "Esta es nuestra respuesta a la Casa Blanca: no más división, xenofobia o nativismo".

La decisión de Newsom es una escalada de una larga batalla por la inmigración entre California y el Gobierno federal, donde las mayorías demócratas del estado se comprometen a servir de amortiguador de la retórica y las políticas de la línea dura de Trump.

El presidente de EEUU apoya la construcción del muro fronterizo entre San Diego y Tijuana

El presidente ha amenazado con declarar emergencia en la frontera para financiar la construcción de un muro en entre EE. UU. y México, una promesa clave de su campaña de 2016. Un estancamiento presupuestario entre Trump y los demócratas del Congreso sobre la propuesta llevó a un cierre del gobierno de 35 días, el más largo en la historia de los Estados Unidos.

Partes del gobierno podrían cerrarse de nuevo, si el Congreso y la Casa Blanca no alcanzan un acuerdo en relación al costo económico del muro.

En su discurso a la nación la semana pasada, Trump mostró poca disposición para comprometerse, duplicando las llamadas a un muro y describiendo la inmigración ilegal como “una fuente de crimen y una carga costosa para los contribuyentes”.

Desde el año 2010, tropas de la Guardia Nacional de California han sido desplegadas en la frontera, junto con agentes de la Patrulla Fronteriza en San Diego, con la finalidad de impedir el ingreso de inmigrantes indocumentados a territorio estadounidense.

Mientras varias caravanas de migrantes se han organizado desde Centroamérica para llegar a los puestos de controles fronterizos en California y solicitar asilo político.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más