Para protegerse de las inclemencias del medio ambiente y garantizar el abrigo ante las bajas y altas temperaturas las familias necesitan materiales, técnicas de construcción y viviendas. Las casas, las escuelas, los apartamentos y los locales comerciales deben tener las condiciones adecuadas, de acuerdo al medio ambiente donde se encuentren situados.

Sin embargo, algunos hechos ambientales dramáticos revelan la precariedad del abrigo de las familias. Las catástrofes naturales, producto del Cambio climático en el planeta, dejan anualmente millones de víctimas mortales, que ponen en riesgo a muchas familias, especialmente en países donde se registran bajas temperaturas extremas o intenso calor.

El clima es un factor esencial del ambiente.

La crisis petrolera internacional ha trastornado las provisiones tradicionales de energía, afectando profundamente a las sociedades, a los sistemas de construcción de viviendas y a sus relaciones con el clima. La posesión de una casa o un apartamento, que les permita a los grupos familiares vivir en espacios confortables y al abrigo de los devastadores efectos del cambio climático es un factor de segregación social.

Bajas temperaturas extremas y olas de calor provocan víctimas mortales

En los países donde se registran las cuatro temperaturas anuales, tales como la primavera, el verano, el otoño y el invierno, los cambios en las temperaturas son considerables, motivo por el cual se requiere de casas o apartamentos con aires acondicionados y sistemas de calefacción que permitan a las familias mantenerse resguardas.

Todos los años, luego de la llegada del invierno ocurren numerosas muertes por el arribo del clima frío, así como también por las intensas olas de calor, durante el verano.

A nivel mundial, las angustias de los Gobiernos y de los ciudadanos por el cambio climático cada día aumentan más. El control de los espacios térmicos en las viviendas ha ido a la par con el desarrollo de las nuevas tecnologías. El medio natural requiere de un profundo control climático, para fortalecer al hombre ante las inclemencias medio-ambientales.

Contaminación del aire deja más de 7 millones de fallecidos anualmente

Al menos 7 millones de muertes se registran anualmente por la contaminación atmosférica, según cifras emitidas por la Organización Mundial de la Salud, OMS y cuesta más de 5 mil millones de dólares a nivel mundial.

El desarrollo de la industria textil ayuda a la población a combatir los efectos devastadores del mal clima, tanto del intenso frío como de las temperaturas extremadamente altas. Las ropas permiten dominar el clima y proteger el cuerpo humano.

Investigaciones antropológicas revelan que el hombre Cromagnon escogía sus cavernas y construía sus chozas en función de su orientación con referencia al sol y para procurarse naturalmente un clima favorable.

En el seno de un medio ambiente hostil el hombre prehistórico logró crear una casa o “pequeña burbuja térmica” para proteger su vida. Las chozas y las cavernas constituyeron un lugar de abrigo elemental para el hombre en la antigüedad, en el cual solamente desarrollaba una parte fundamental de sus actividades cotidianas, como la alimentación, el aseo y el sueño.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más