La tormenta de nieve llamada "bomba ciclónica" golpeó esta semana el centro de Estados Unidos, lo que aumenta la posibilidad de nuevas inundaciones, que pudieran ocasionar víctimas mortales y daños materiales. Las fuertes nevadas interrumpieron los viajes terrestres y aéreos, mientras las carreteras se volvieron intransitables y la visibilidad se redujo, debido a las fuertes nevadas.

Aproximadamente la mitad de los vuelos diarios en el Aeropuerto Internacional de Denver fueron cancelados, con el propósito de mantener la seguridad de los pasajeros, evitar accidentes y proteger a los trabajadores.

Anuncios

Se esperaba que cayeran hasta 2 ½ pies de nieve en partes del este de Dakota del Sur y suroeste de Minnesota, dijo el Servicio Meteorológico Nacional. También se esperan vientos de más de 50 mph (80.46 kph), creando condiciones que amenazan la vida de los ciudadanos locales.

Mike Connelly, vocero del Servicio Meteorológico de Aberdeen, en el estado de Dakota del Sur, declaró que "a este ciclón bomba lo llamamos histórico, debido a la gran cantidad de nieve y, en esta oportunidad, estableceremos algunos registros”.

En el centro de Dakota del Sur se reportó una fuerte caída de nieve acompañada de truenos y rayos, fenómeno meteorológico inusual conocido como "nieve de trueno". Al respecto, Connelly dijo que “es esencialmente una tormenta eléctrica, pero lo suficientemente fría para provocar enormes daños a la población”.

Comunidades de Dakota del Sur sin servicio eléctrico

Las grandes cantidades de nieve provocaron numerosos accidentes de tráfico en el noreste de Dakota del Sur, y la tormenta dejó sin electricidad a miles de hogares y negocios en Sioux Falls.

Anuncios

Para evitar daños materiales y humanos, funcionarios de transporte cerraron la Interestatal 29 desde el centro este de Dakota del Sur, hasta la frontera con Dakota del Norte; así como una sección de 270 millas de la Interestatal 90 entre Rapid City y Mitchell, Dakota del Sur.

Intensa tormenta de nieve mantiene en alerta a las autoridades

En el estado de Nebraska, la Patrulla Estatal estaba enviando soldados adicionales a las principales carreteras y los funcionarios cerraron la Interestatal 80 en esa región.

El jefe de la patrulla Russ Stanczyk, dijo que "esta tormenta va a ser peligrosa", por lo que se mantendrán las alertas preventivas en las comunidades cercanas durante toda la semana.

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, cerró las oficinas del Gobierno estatal en 52 condados. Adicionalmente, numerosas escuelas en todo el estado fueron cerradas, junto con varias oficinas de Black Hills National Forest, situadas en el oeste de Dakota del Sur y este de Wyoming.