El derrumbe de dos pequeños edificios situados en la ciudad de Río de Janeiro, en Brasil, ocasionó el fallecimiento de dos personas, además de varios heridos; luego de registrarse intensas lluvias y grandes inundaciones en esta zona, lo cual perjudicó las bases de estos inmuebles, que habían sido construidos y habitados ilegalmente.

El Cuerpo de Bomberos de Río de Janeiro confirmó la muerte de dos ciudadanos, debido a la caída de escombros y el rescate de, al menos, 10 personas que habían quedado atrapadas en los dos edificios, los cuales están ubicados en el barrio Muzema, situado en la zona oeste de la ciudad.

Al respecto, Claudio Castro, vicegobernador de la ciudad de Río de Janeiro, informó que unas cinco familias habitaban estos edificios, los cuales habían sido ocupados de manera ilegal. Aun cuando se desconoce con exactitud la causa de estos derrumbes, las autoridades señalaron que las grandes cantidades de agua que cayeron por las intensas lluvias pudieron haber contribuido a esta catástrofe.

Castro afirmó que “tres grupos familiares están registrados en la Clínica de la Familia y dos más que se mudaron a esta edificación la semana pasada". "Estimamos que aún puede haber cuatro familias dentro de los escombros”.

Inmuebles mal construidos provocaron esta tragedia

Los dos edificios caídos no tenían autorización para ser habitados de parte de instituciones gubernamentales. Las obras fueron suspendidas el pasado mes de noviembre de 2018 y el ayuntamiento las embargó, porque no contaban con los requisitos legales.

Debido al elevado riesgo de derrumbe en la zona, los edificios cercanos fueron desalojados de manera preventiva, para evitar más víctimas fatales o heridos.

Por el momento, los equipos rescatistas buscan más lesionados entre los escombros.

En medio del derrumbe, los vecinos del lugar lograron rescatar a un hombre, quien posteriormente fue trasladado a un centro hospitalario por el Cuerpo de Bomberos.

Mercado ilegal de viviendas en Río de Janeiro

Las milicias armadas son organizaciones de criminales conformadas por expolicías y funcionarios gubernamentales corruptos, quienes controlan diferentes zonas en la ciudad de Río de Janeiro.

Estos grupos delictivos se dedican a invadir terrenos y construyen viviendas sin controles de ingeniería urbana, para luego venderlas ilegalmente a familias necesitadas. El barrio Muzema es una de las zonas donde operan las milicias armadas, realizando negocios inmobiliarios al margen de la ley.

Los elevados niveles de pobreza en Brasil y el elevado déficit habitacional promueven las ventas de este tipo de viviendas, con precios más baratos; mientras los compradores no consideran el grave riesgo que implica para sus familias la adquisición de estos inmuebles, sin los permisos legales correspondientes para ser habitados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más