Una nueva caravana conformada por centenares de inmigrantes provenientes de Honduras partió esta semana, desde la ciudad de San Pedro Sula para iniciar una larga travesía que recorrerá Guatemala, Nicaragua y México para, finalmente, llegar a los controles fronterizos de Estados Unidos. Desde el mes de octubre de 2018 comenzó este fenómeno migratorio, el cual ha sido calificado por el presidente norteamericano, Donald Trump como un “ataque” a su política.

Anuncios
Anuncios

La estación de autobuses de San Pedro Sula fue el punto de encuentro de los migrantes, donde se agruparon hombres, mujeres, niños y ancianos; los grupos familiares alcanzan, al menos, unas 15 personas. Los migrantes subieron a varios autobuses para dirigirse hacia la frontera con Guatemala, mientras otros iniciaron el largo trayecto caminando con niños pequeños.

De acuerdo a informaciones emitidas por autoridades del Gobierno de Guatemala, esta nueva caravana alcanza la cifra de mil 100 personas, aproximadamente. Oficiales de seguridad fronteriza de Guatemala, informaron que algunos inmigrantes ya comenzaron a llegar a territorio guatemalteco.

Anuncios

Pobreza extrema en Honduras

Los migrantes que decidieron sumarse a esta nueva caravana alegan que abandonan su país de origen, debido a que no pueden mantener a sus familias con los bajos salarios que ganan en Honduras y decidieron irse a vivir a Estados Unidos para buscar mejores condiciones económicas de subsistencia.

Muchos de los migrantes se aventuran a realizar este largo viaje, pese a las advertencias del Gobierno de Trump de cerrar la frontera sur para impedir el paso de extranjeros indocumentados.

El 13 de octubre de 2018 se organizó en Honduras la primera caravana de inmigrantes centroamericanos hacia EEUU, en esa oportunidad el grupo de viajeros estaba conformado por mil personas. Desde esa fecha, la organización de caravanas ha ido en aumento, pese a las advertencias sobre los graves riesgos que implican estos extenuantes viajes.

Los riesgos para las caravanas de inmigrantes

Autoridades se seguridad de México han alertado a los migrantes provenientes de Centroamérica sobre la existencia de grupos criminales dedicados al secuestro y a la trata de personas, que operan impunemente en territorio mexicano.

Recientemente se han reportado delitos como el secuestro de autobuses, que son desviados hacia regiones desconocidas y desapariciones, además del fallecimiento de niños víctimas de deshidratación.

Mientras tanto, el Gobierno del presidente Trump ha informado que tomará medidas drásticas para presionar a la administración gubernamental de Andrés Manuel López Obrador, para que ejecute con “más fuerza” su política migratoria y no permita que los extranjeros lleguen a los puestos de control fronterizo de Estados Unidos.

Anuncios

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más