El sur de Estados Unidos padeció los efectos devastadores de varias tormentas eléctricas que azotaron el pasado fin de semana los estados de Texas, Alabama, Georgia, Mississippi, Arkansas y Louisiana, provocando el fallecimiento de ocho personas, entre las cuales se encuentran tres niños. Las poderosas tormentas también destruyeron viviendas, comercios, escuelas, parques y otras infraestructuras; mientras varios sectores permanecen sin luz y las carreteras están obstaculizadas por la caída de árboles y postes eléctricos.

La policía local del estado de Texas informó que el fallecimiento de los niños ocurrió cuando un árbol aplastó el automóvil en el cual viajaban. Los pequeños, de 3 y 8 años de edad, murieron en la escena, mientras los padres lograron escapar del auto sin lesiones de gravedad; según informó Alton Lenderman, alcalde del condado de Angelina.

Al este de Texas, un veloz tornado impactó el sitio histórido estatal Caddo Mounds, mientras se realizaba un evento cultural y ocasionó el fallecimiento de una persona. Al respecto, Chris Davis, juez del condado Cherokee explicó que esta muerte corresponde a una mujer, que sufrió heridas de gravedad.

Varios estados del sur de EEUU permanecen sin servicio eléctrico

Los catastróficos tornados provocaron el corte del servicio de luz en varias comunidades del sur de Estados Unidos, debido a que las tormentas destruyeron el tendido eléctrico. Autoridades locales informaron que, al menos, 90 mil suscriptores permanecen sin servicio de electricidad.

Una persona falleció en Weches, situado a seis millas al sur oeste de Caddo Mound, en Houston, por el fuerte impacto de las tormentas. En la localidad de Alto, una ciudad de 200 mil habitantes, se registraron daños generalizados; mientras las clases fueron suspendidas hasta que las escuelas puedan considerarse seguras.

Tornados dejaron grandes daños materiales

En Texas, otro tornado dejó enormes daños en el área sur de la ciudad de Franklin. Los fuertes vientos huracanados volcaron casas móviles y dañó otras residencias; según informó Gerald Yezak, alcalde del condado de Robertson. Un tornado tipo EF-3 tocó tierra en esta región, con vientos de una velocidad de 140 mph; según reportes emitidos por el Servicio Meteorológico Nacional de EEUU.

Las autoridades de varios estados ubicados al sur de EEUU mantienen alertas preventivas y de evacuación en la población más vulnerable a sufrir los devastadores impactos de estas tormentas, debido a que representan un grave riesgo y un peligro potencial para las comunidades residentes en estas regiones norteamericanas.

Mientras los pronósticos emitidos por el Servicio Meteorológico señalan que el mal clima se mantendrá en las próximas semanas, durante el cambio de la temporada invernal a la primavera.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más