Las condiciones climatológicas que propiciará el fenómeno El Niño en el Valle de México ocasionarán una reducción de la caída de lluvias, al mismo tiempo que surgirán nuevos escenarios ambientales que favorecerán la ocurrencia de incendios en la zona centro-sur del territorio nacional.

Christian Domínguez, investigadora del Centro de las Ciencia de la Atmósfera, de la UNAM, afirmó que el fenómeno El Niño contribuirá a activar más contingencias ambientales en todo el Valle de México, en concordancia con los modelos climáticos y el pronóstico estacional de lluvias, el cual fue elaborado por esta científica ambientalista.

Anuncios
Anuncios

Domínguez dijo que “en el Valle de México caerán menos lluvias, en comparación con años anteriores”. “Por otra parte, el promedio de lluvia acumulada histórico, desde el mes de mayo de 1980 hasta noviembre de 2010, alcanzó un nivel de 700 milímetros por temporada, el cual incluyó días con precipitaciones y otros sin lluvias”.

Menos lluvias caerán en el Valle de México en 2019

Los 700 milímetros son el equivalente a 700 litros, por metro cuadrado registrado durante toda la temporada de las lluvias.

Anuncios

Mientras, para el año 2019 se espera que la precipitación acumulada en todo el Valle de México alcance un nivel entre 400 y 500 milímetros.

La científica agregó que el déficit de las precipitaciones será alto, podría rondar entre 200 y 300 milímetros y será una característica que todos padeceremos en esta región mexicana. Elementos como el suelo y la vegetación igualmente se afectarán por la carencia de lluvias, la cual ocasionará que permanezcan secos y estas condiciones provocarán la presencia de más elementos contaminantes a nivel atmosférico.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Investigación Científica

La atmósfera en el Valle de México

La salud de los ciudadanos que residen en el Valle de México podría verse afectada, específicamente por la posible presencia de contaminantes como las partículas PM10 y PM2.5, sin embargo, para hacer que desciendan a la superficie se requiere que llueva constantemente durante, al menos, cinco horas.

Domínguez detalló que la cuenca del Valle de México es un sistema y cuando no llueve existen más contaminantes a nivel de la atmósfera, situación que puede perjudicar la salud de la población.

Por el contrario, si las lluvias son muy intensas, ocurren durante varios días seguidos y alcanzan más de 40 milímetros en un día, además comienzan a registrarse daños como inundaciones, dificultades en el tráfico vehicular y caídas de ramas o árboles sobre la ciudad.

De acuerdo a la investigadora, el 90% de los incendios son ocasionados por las personas, mediante hechos como quemas agrícolas o simple descuido, aun cuando las condiciones atmosféricas sean idóneas para la ocurrencia y propagación de incendios.

Anuncios

“Solo a través de un monitoreo constante satelital, una cultura ambiental y comunicación efectiva entre el Gobierno se pueden aplicar acciones inmediatas para evitar incendios y la existencia de partículas PM2.5 en toda la atmósfera”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más