La población del estado de Luisiana en Estados Unidos sitió los rigores del Cambio climático, tras el arribo este sábado del huracán Barry, el cual dejó inmensas inundaciones y finalmente tocó tierra en una zona situada a 50 kilómetros al sur oeste de Lafayette.

Las intensas lluvias y chubascos siguen afectando a los residentes de Luisiana, así como los fuertes vientos, registrándose la caída de árboles y postes de energía eléctrica, además del colapso de muchas vías de tránsito terrestre. Muchas viviendas se han destrozado, debido a que los intensos vientos le han arrancado los techos.

El Centro Nacional de Huracanas de EEUU reportó que la tormenta tropical está acompañada de vientos con una velocidad de 113 kilómetros por hora y se espera que continúe su curso hacia la zona noroeste de Luisiana, a una velocidad estimada de 9,5 kilómetros por hora.

John Bel Edwards, gobernador de Luisiana informó que los efectos devastadores provocados por el huracán Barry, “son solamente el comienzo” y solicitó a la población mantenerse alerta y resguardada. El funcionario agregó que la mayor parte de las lluvias se están registrando actualmente en la zona costera del Golfo de México.

Funcionarios de rescate resguardan a la población de Luisiana

Al menos, 3 mil funcionarios de la Guardia Nacional, grupos de rescate y bomberos han sido desplegados en varias áreas del estado de Luisiana, con la finalidad de asistir a los residentes en caso de emergencias. Hasta el momento no se reportan cifras de heridos, desaparecidos y fallecimientos.

La ciudad de Nueva Orleans recibió los efectos perjudiciales de este nuevo fenómeno climatológico, aunque no se reportaron daños de gran magnitud.

Sin embargo, las inundaciones y marejadas continúan siendo una amenaza para los residentes de esta localidad estadounidense.

Las autoridades locales señalan que el huracán Barry se continuará degradando, hasta convertirse en una depresión. Los niveles de los ríos de Luisiana continuarán creciendo en el transcurso de la próxima semana, mientras un gran tramo de la zona costera del Golfo de México podría registrar peligrosas inundaciones.

Residentes de Luisiana debe mantenerse alerta por el huracán Barry

Debido a la intensidad del huracán Barry y a la fuerte tormenta tropical muchas escuelas, comercios y oficinas permanecen cerrados, hasta que las condiciones climáticas mejoren.

Varias vías de transporte terrestre están obstaculizadas por las autoridades para impedir el paso de vehículos. Las autoridades recomendaron a los residentes del estado de Luisiana mantenerse en sus casas, proteger a los ancianos, mujeres embarazadas, niños, personas discapacitadas y mascotas de la lluvia. Asimismo, se aconseja evitar conducir en horas nocturnas, debido a la poca visibilidad por la falta de alumbrado eléctrico y a las grandes caídas de agua.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más