La intensa ola de calor que azota Estados Unidos mantiene en alerta a una población estimada de más de 130 millones de personas, debido a los pronósticos realizados por autoridades meteorológicas, que advierten sobre un aumento de la temperatura superior a los 35 grados centígrados.

Residentes de varias regiones situadas en los estados del noreste y centrales están bajo los avisos de alerta de calor, con el objetivo de prevenir daños humanos y materiales que pudieran ocasionarse debido al mal clima.

Entre las principales ciudades que registran un fuerte aumento de la temperatura se encuentran Boston, Chicago, Hartford, Detroit, Oklahoma City, Cleveland, Nueva York, Little Rock, St. Louis, Minneapolis y Washington.

Autoridades meteorológicas de Estados Unidos informaron que las altas temperaturas podrían superar los 37,7 grados centígrados, en gran parte del noroeste y el centro del país. Por otra parte, en algunas regiones, alcanzarán hasta 46 grados C.

Se espera que, al menos, 250 millones de ciudadanos se encuentren con temperaturas por encima de los 32 grados centígrados, lo que equivale a más del 85% de toda la población.

Efectos negativos de la ola de calor se intensifican durante las noches

Al respecto, el meteorólogo de CNN Taylor Ward, informó que “las temperaturas situadas entre 35 y 38 grados centígrados suenan mal, pero la temperatura nocturna será el aspecto más significativo de esta ola de calor”.

Ward agregó que “desde el medio oeste hasta el noreste, las bajas temperaturas estarán entre los 23 y 26 grados C. Mientras, en algunos lugares posiblemente no desciendan por debajo de los 26 grados centígrados en las horas nocturnas”. “Durante las noches, se espera que muchas localidades estadounidenses alcancen temperaturas bajas récords”.

El meteorólogo agregó que “las olas de calor pueden causar impactos severos, cuando los mínimos nocturnos están por encima del nivel normal, porque no existe alivio para que los cuerpos de las personas y sus hogares logren enfriarse”.

En Phoenix, la capital del estado de Arizona, las temperaturas alcanzaron 46 grados C, al menos tres grados menos, en comparación con el récord establecido en el año 1925. En esta región, la temperatura promedio durante esta época se ubica en 41 grados centígrados. El Servicio Meteorológico Nacional informó que en esta ciudad se espera que la temperatura mínima nocturna alcance los 32 grados.

En Carolina del Norte, Carolina del Sur, Dallas, Oklahoma City y sus regiones aledañas existen igualmente advertencias de calor, porque la temperatura podría situarse en 43 grados C.

La ola de calor también afecta gran parte de la región del medio oeste, que incluye Omaha, Kansas City, Wichita y San Luis. Los residentes se encuentran en alerta, mientras la temperatura podría situarse en 37 grados centígrados, en el transcurso de los próximos días. Para ese fin de semana, en Filadelfia, Nueva York y Washington igualmente podrían superar los 37 grados.

Protección ante la ola de calor en EEUU

Entre las medidas gubernamentales anunciadas a la población para protegerse de la ola de calor se encuentran: la extensión del horario de las piletas para que la gente se refresque, el cierre de varias escuelas y el acondicionamiento de iglesias y estaciones policiales como “centros de enfriamiento”.

El Servicio Nacional de Meteorología, en Wichita, en el estado de Kansas, señaló que la ola de calor podría permanecer pocos días.

Las advertencias meteorológicas señalan que "cuando las altas temperaturas se combinan con la humedad empeora la mala calidad del aire y aumenta el smog, situación que afecta la capacidad de respiración de muchas personas". Las autoridades advierten a la población proteger especialmente a los niños, jóvenes, embarazadas, discapacitados, adultos mayores, asmáticos y personas con enfermedades respiratorias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más