El Triatlón de Nueva York fue cancelado este año con la finalidad de evitar daños en la salud de la población, debido a los efectos devastadores que se pudieran originar, a partir de la intensa ola de calor que azota a esta ciudad estadounidense. Luego de 18 ediciones consecutivas de este evento deportivo, esta es la primera vez que se cancela el triatlón, para evitar fallas en la logística, debido a las altas temperaturas.

El Triatlón estaba previsto realizarse el próximo domingo 21 y contaría con la participación de, al menos, 4 mil atletas, pero la cancelación se realizó debido a que se espera un aumento de las temperaturas de 98 grados F, (37 grados C), acompañado de una sensación térmica superior, debido a la humedad.

Los organizadores de este evento deportivo emitieron en un comunicado señalando que “con gran decepción se anuncia la cancelación del Triatlón Verizon, New York City 2019”. Por otra parte, esta competencia no será reprogramada. En el año 2012 se canceló el “Maratón de Nueva York”, debido al huracán "Sandy" y, desde esa fecha, no se había cancelado otro encuentro deportivo en Nueva York.

El intenso clima cálido no es seguro para los atletas

Los organizadores agregaron que agotaron todas las alternativas con el fin de “mitigar la exposición de todos los atletas, los espectadores, voluntarios y personal; pero no podemos ofrecer un evento seguro, ni un fin de semana de carrera de tipo alternativo”.

Edificios de oficinas ayudarán a ahorrar energía para evitar apagones en Nueva York

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York emitió el jueves una “emergencia de calor”, además firmó una orden ejecutiva con el propósito de obligar a todas las torres, por encima de 30 metros de altura, a poner a funcionar los termostatos solamente hasta 78 grados F (25 grados C), desde el día viernes y hasta el domingo en la noche.

La medida no incluyó a algunos apartamentos residenciales, tiendas, cines y hoteles; porque recibieron un pase de excepción.

Blasio agregó que “debemos hacer todo lo posible, para mantener a salvo a todos los neoyorquinos”.

El alcalde agregó que “el Gobierno de Nueva York limita actualmente el uso de la energía, para disminuir la tensión de la red eléctrica y los edificios de las oficinas privadas, ahora también deberán hacer su parte”. Esta medida tiene como objetivo evitar los apagones de electricidad, que pudieran ocasionar más problemas, debido a la necesidad de energía que requiere la población para mantener sus servicios básicos; entre ellos el normal funcionamiento de los aires acondicionados, que les permita mantener una temperatura adecuada y reducir los efectos dañinos de la ola de calor en la ciudad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más