La tormenta tropical Barry continuó perdiendo fuerza este domingo, a medida que avanzaba por la región oeste del estado de Luisiana, en Estados Unidos, aunque las autoridades locales seguían advirtiendo a los residentes sobre las peligrosas condiciones de la tormenta, mientras más de 30 mil hogares permanecen sin electricidad.

Los vientos máximos sostenidos de la tormenta alcanzaron una velocidad de 40 millas por hora, durante la mañana del domingo.

Según informaciones emitidas por el Centro Nacional de Huracanes de EEUU se espera que Barry se traslade hacia la zona occidental del centro y el norte del estado de Luisiana durante todo el día. Durante la noche del domingo y hasta el lunes, Barry arribará al estado de Arkansas.

Durante las horas del mediodía de este domingo, Barry se encontraba a unas 50 millas al sur y sureste de la localidad de Sheveport.

El Centro Nacional de Huracanes informó que “a pesar de que Barry se está debilitando, la amenaza de fuertes lluvias persiste y el potencial de inundación continúa desde Luisiana, hasta el norte a través del Valle del Bajo Mississippi”

Los efectos devastadores de este huracán dejaron, al menos tres pulgadas de lluvia en las horas previas al amanecer en Jackson, Mississippi, lo que provocó temores de inundaciones en la capital del estado. Hasta la tarde de este domingo, las inundaciones peligrosas siguen una preocupación para los residentes de Jackson.

Lluvias intensas caen en Luisiana y Mississippi

El Centro Nacional de Huracanes informó que “se espera que Barry produzca acumulaciones totales de lluvia, entre 6 y 12 pulgadas, sobre el centro-sur de Luisiana, con cantidades máximas aisladas de 20 pulgadas. “A lo largo del resto del Valle Bajo de Mississippi, se esperan acumulaciones de lluvia de 4 a 8 pulgadas. La intensidad de las lluvias podría provocar inundaciones muy peligrosas y especialmente mortales.

Afortunadamente, los diques de Nueva Orleans se mantuvieron en buen funcionamiento, cuando el huracán Barry azotó esta región. La parte baja del río Mississippi se abrió al embarque el domingo por la mañana, informaron las autoridades del puerto de Nueva Orleans. Por este motivo, se espera que las llegadas y salidas de los cruceros se mantengan en los horarios previstos.

Barry alcanzó la categoría 1

Barry tocó tierra el sábado como un huracán de categoría 1, el primer huracán de la temporada, cerca de Intracoastal City, Luisiana, aproximadamente 150 millas al oeste de Nueva Orleans.

La tormenta entró en la costa con vientos sostenidos de hasta 75 millas por hora, aunque poco después de convirtió en tormenta tropical.

Al respecto, John Bel Edwards, gobernador de Luisiana, advirtió a los pobladores que “no bajen la guardia”, a pesar del estado debilitado de Barry. “Mi preocupación es que la gente se vaya a la cama pensando que lo peor ya pasó. “Van a ser unos días largos y habrá algunos desafíos importantes”.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más