El peligroso huracán Dorian se intensificó una vez más el domingo, al acercarse al norte de las Bahamas, amenazando con azotar las Islas Ábaco con vientos de categoría 5, fuertes olas y lluvias torrenciales, mientras la gente se refugiaba en escuelas, iglesias y otros albergues temporales, acondicionados por las autoridades gubernamentales de esta nación caribeña.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, NHC, dijo que los vientos máximos sostenidos de Dorian han aumentado a una velocidad de 260 kilómetros por hora, en comparación con 240 kilómetros por hora, que alcanzó el pasado viernes.

La tormenta tropical Dorian se mueve hacia la zona oeste a 13 kilómetros por hora. Los meteorólogos de EEUU pronostican "condiciones devastadoras por este ciclón", específicamente en las Islas Ábacos, conformadas por las islas Gran Abaco y Pequeño Abaco.

Mientras tanto, residentes de los estados de Florida, Carolina del Norte y Carolina del Sur se mantienen el alerta por la tormenta tropical Dorian.

Hay indicios de que este ciclón se desviará bruscamente hacia la región nor-este del océano Atlántico, después de pasar por Las Bahamas y rastrear la costa del sur-este de EEUU. Las autoridades advirtieron que Dorian no tocará tierra en Estados Unidos y permaneciera en alta mar. La potente tormenta probablemente golpearía las áreas costeras de Estados Unidos, con poderosos vientos y fuertes olas.

En los tramos del norte del archipiélago de Las Bahamas, los hoteles cerraron, los residentes clausuraron sus casas y los funcionarios de rescate utilizaron botes para trasladar a las personas de las zonas bajas de las islas, cuando Dorian se acercó.

Dorian es un huracán de alta peligrosidad

El primer ministro de Las Bahamas, Hubert Minnis, advirtió que Dorian es una "tormenta peligrosa" y dijo que "quienes no evacuen esta región ponen su vida en peligro extremo, porque se esperan consecuencias catastróficas".

Algunos habitantes de Las Bahamas se trasladaron el sábado desde las comunidades pesqueras periféricas y McLean’s Town, a un asentamiento conformado por docenas de casas en el extremo oriental de la isla de Gran Bahama, situada a 240 kilómetros de la costa atlántica de Florida.

La mayoría de las personas provenían de Sweeting Cay, un pueblo pesquero de unos cientos de personas, ubicado a 1,5 metros sobre el nivel del mar.

"No nos estamos arriesgando", dijo Margaret Bassett, conductora de un ferry para el complejo Deep Water Cay. "Porque, hay que evacuar".

Jack Pittard, un estadounidense que ha estado viviendo en Las Bahamas durante 40 años, declaró que decidió sobrellevar la tormenta en las Islas Abaco.

Dijo que es el primer huracán que experimentará en su vida. "Estoy preocupado por la destrucción de la propiedad, pero no creo que haya pérdida de vidas aquí". “La gente tiene mucho miedo”.

Pittard agregó que protegió su casa y está pasando la tormenta en un dúplex cercano, detrás de un grupo de cabañas que posee un amigo.

Alerta de evacuación obligatoria para los habitantes de Las Bahamas

Las autoridades gubernamentales de Nassau emitieron alertas de evacuación obligatoria a todos los habitantes, y los trasladaron a refugios temporales.

La intensidad del huracán Dorian podría dejar daños humanos y materiales en las comunidades de Las Bahamas, provocar extensas evacuaciones, caída de árboles, accidentes automovilísticos, derrumbe de obstáculos, obstrucción de carreteras, desplome de tendido eléctrico y desprendimiento de los techos y ventanas de las casas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más