El estado de California padece poderosos incendios, que han obligado a las autoridades a evacuar a 180 mil residentes en Sonoma, por los efectos devastadores de vientos con rachas de 150 kph, al mismo tiempo que la compañía eléctrica local realizó masivos apagones, con la finalidad de prevenir accidentes.

El norte de la ciudad de San Francisco se vio afectada por un poderoso incendio, que creció rápidamente unas 12 mil hectáreas, por lo cual el gobernador, Gavin Newson, declaró el estado de emergencia para evitar daños humanos y materiales, y movilizar todos los recursos disponibles para enfrentar esta catástrofe.

Las autoridades del estado de California han decidido evitar las grandes tragedias ocurridas durante los años 2017 y 2018. Ante los pronósticos de altas temperaturas y feroces vientos, la compañía eléctrica Pacific Gas and Electric, PG&E, anunció la suspensión del servicio a 940 mil clientes y dijo que estos cortes podrían durar hasta el lunes.

Los cables y el alumbrado eléctrico de PG&E se encuentran instalados en zonas boscosas de la zona norte del estado, específicamente en las áreas de origen de los incendios más mortíferos de California, con más de cien fallecidos durante los últimos dos años.

Rechazan cortes masivos de luz

Los apagones masivos han recibido el rechazo de algunos sectores políticos del estado, aun cuando la compañía eléctrica advierte que es una medida temporal, debido a un deficiente mantenimiento y una mínima inversión en infraestructura.

Los incendios forestales en California han surgido a raíz del impacto de las altas temperaturas, especialmente durante las últimas dos semanas, cuando superaron los 35 grados durante varios días. La localidad de Anaheim, al sur de Los Ángeles, se convirtió durante 24 horas, en el lugar más caluroso de EEUU, tras registrar los 37 grados.

SMN pronostica fuertes vientos hasta el lunes

El Servicio Meteorológico Nacional, SMN, alertó a los residentes de California sobre fuertes vientos entre 104 y 128 kph, durante este fin de semana en los alrededores de la ciudad de San Francisco, los cuales podrían generar daños. Mientras, el sábado por la noche se registraron ráfagas de viento de 150 kilómetros por hora cercanos a Santa Rosa, en la localidad vinícola de Sonoma, 90 kilómetros al norte de la ciudad de San Francisco.

Los pronósticos indican que las ráfagas de viento podrían durar hasta el lunes.

El domingo se vivió una grave situación en Sonoma, tras registrarse un fuerte incendio el miércoles, bautizado Kinkade Fire, que se extendió en un área de 12 mil hectáreas. El poderoso incendio destruyó 79 edificios comerciales y residenciales. Más de 180 mil residentes recibieron órdenes de evacuación obligatoria en el condado de Sonoma, para evitar daños humanos y materiales.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más