Una nueva caravana de mil migrantes partió este sábado desde la ciudad de Tapachula, situada en el extremo sur este del estado de Chiapas, en México y se dirige hacia Estados Unidos, con el propósito de arribar a los puestos de control en la frontera común entre ambas naciones. En esta oportunidad, el grupo de inmigrantes lo conforman centroamericanos, africanos y caribeños, quienes alegan que buscarán mejores condiciones de vida en la nación norteamericana.

Los migrantes partieron desde el Parque Central Miguel Hidalgo de la ciudad de Tapachula y tienen varios meses en espera de respuestas de parte de las autoridades migratorias mexicanas, específicamente en torno a la entrega de un documento que les permita transitar libremente por el territorio mexicano y arribar a la frontera norte para solicitar asilo en territorio estadounidense.

Diversas fuentes han manifestado que este nuevo grupo de migrantes decidió salir caminando desde Tapachula, luego del volcamiento de una lancha en las costas del municipio de Tonalá, en la que fallecieron dos ciudadanos africanos el pasado viernes. Sin embargo, hace varios días los migrantes refugiados en Tapachula anunciaron que se estaban preparando para salir en grupo.

La caravana inició su travesía desde Tapachula

El grupo de migrantes está constituido por ciudadanos provenientes de Guatemala, Honduras, Haití, Cuba, El Salvador y de varias naciones africanas, quienes recibían asistencia alimenticia y de salud, de parte de las autoridades migratorias de México en Tapachula. Mientras, en horas de la mañana el grupo avanzó por la garita de Viva México, ubicada a unos 20 kilómetros desde Tapachula.

Algunos migrantes declararon ante la prensa que han realizado esfuerzos para su regularización legal, como las residencias temporales, permanentes o el asilo; pero las autoridades migratorias no les han dado respuestas, muchas personas alegan que ya no tienen dinero y no pueden continuar esperando.

Migrantes refugiados en Tapachula buscan empleos para ayudar a sus familias

Dasilva, un migrante africano declaró que llegó a la ciudad de Tapachula el pasado mes de mayo, junto a su esposa y dos hijos.

La difícil situación lo llevó a vivir en la calle, durante tres meses y recientemente en un campamento temporal, ubicado fuera de la estación migratoria Siglo XXI. Agregó que decidió integrarse a esta nueva caravana, junto a su familia “porque quieren llegar a otra localidad para comenzar a buscar empleo, ya hemos estado esperando mucho y no teníamos nada que comer”.

La conformación de esta nueva caravana de migrantes y el comienzo de otra travesía hacia EEUU representa un desafío para las autoridades migratorias mexicanas, debido a que no se han realizado los avances esperados en relación a las solicitudes de asilo, desde hace meses.

El Gobierno de México les ha rechazado los trámites migratorios a la mayoría de los migrantes africanos, con los cuales podrán continuar legalmente su camino hacia territorio estadounidense.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más