Donald Trump dejó de ser el personaje políticamente incorrecto que generaba confianza y esperanza en sus correligionarios, así como en un gran sector de la sociedad estadounidense, para convertirse en un gobernante que ahora más que nunca despierta dudas por sus decisiones polémicas y que si bien han sido la constante de su Gobierno, han tomado una dimensión mayor en medio de la pandemia y el descontento social.

Todo parece indicar que en su entorno más íntimo, el presidente de los Estados Unidos ha perdido la confianza de algunos de sus más cercanos colaboradores. De acuerdo al periodista Carl Bernstein, quien analizó el contenido de cientos de llamadas telefónicas realizadas por el mandatario con otros jefes de Estado y líderes mundiales, Trump nunca estuvo preparado para debatir temas trascendentales de orden global.

Trump es un peligro para los Estados Unidos

De acuerdo a esta investigación que retomó CNN, Trump estaba tan mal preparado que incluso Vladimir Putin y Recep Tayyip Endorgan –presidente de Turquía-, lo superaron con facilidad en los debates telefónicos y en otros casos fue abusivo con algunos de sus aliados, principalmente cuando se trataba de líderes mujeres.

Por tal motivo, algunos asesores y altos miembros de su gabinete, así como ex secretarios de Estado, consideraron al mandatario como un “peligro para la seguridad nacional” de su país. Esto debido a que en las conversaciones clasificadas, Trump asumía una actitud “delirante” que no responde al nivel de liderazgo que se necesita para los Estados Unidos y sobre todo, ponía en riesgo las relaciones diplomáticas con otros países.

La manera tan polémica con que se ha conducido durante su gobierno, ahora está jugando en su contra, justo en el momento en que la crisis sanitaria de coronavirus sigue creciendo en los Estados Unidos y se ha recrudecido el malestar social, lo que complica la reelección presidencial para Donald Trump.

La desventaja de Trump en las encuestas

Esto se refleja en las encuestas electorales, que si bien es aún muy temprano para que las cifras sean definitivas, ya marcan una tendencia que ponen en desventaja a Trump. La aceptación social también es muy baja para el mandatario, lo que complica aún más su camino hacia un nuevo mandato en la Casa Blanca.

En promedio, las encuestas señalan que el presidente tiene una aprobación social cercana al 43 por ciento, mientras que en el caso de la desaprobación de su gestión, la cifra puede llegar hasta un 54 por ciento.

En el caso de las encuestas electorales, los sondeos colocan a Donald Trump entre 4 y nueve puntos por debajo del candidato demócrata Joe Biden, números que hacen suponer a algunos especialistas que ganar la reelección el próximo 3 de noviembre será una verdadera hazaña para el actual mandatario de los Estados Unidos.

Los republicanos en contra de Trump

Para complicar aún más la situación, la manera de gobernar de Trump no convence ni a los miembros de su propio partido. Ahora un grupo de republicanos con cierto nivel de influencia por haber colaborado con George W.

Bush en su campaña electoral y en su gobierno, están dispuestos a apoyar a Biden para que gane las elecciones, de acuerdo a información de Reuters.

Bajo el argumento de que en el próximo proceso electoral tendrán que apoyar a su rival político para “elegir al país por encima del partido”, el grupo de republicanos disidentes que se hace llamar “43 Alumni for Biden”, está consciente que Trump ha tomado malas decisiones y por lo tanto –consideran- “que el presidente es un peligro”.

Pero además de este grupo, hay otras organizaciones republicanas que están en contra de la manera tan polémica con que ha actuado el presidente durante su mandato, lo que implica que también están dispuestos a apoyar a Biden para que la Casa Blanca vuelva a tener el respeto mundial y la envergadura que tanto gusta a los políticos en los Estados Unidos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!