Una pareja de Melbourne que espera un bebé enfrenta costos exorbitantes de casi 40,000 mil dólares para regresar a Australia después de quedar varada en México.

Viajaron a México para el tratamiento de cáncer del esposo

La madre embarazada Bec Paton y su prometido Jay Morrow, quien está luchando contra un cáncer terminal, recibieron una exención especial para salir su país natal, Australia, para recibir tratamiento médico a principios de agosto. El agresivo cáncer de hígado de Morrow se había extendido a sus ganglios linfáticos y el tratamiento en México fue el último intento de la pareja para liberarlo de la enfermedad terminal.

"No nos queda nada en Australia, así que tuvimos que venir a México para probar algo diferente", declararon a un programa de noticias. "Ojalá funcione y ya no tenga más cáncer, pero en el peor de los casos me prolonga la vida".

Amigos y familiares recaudaron más de 60,000 mil dólares en una página de financiamiento colectivo para el tratamiento en el centro Hope4Cancer en Cancún, con la esperanza de que el joven de 34 años pudiera pasar más tiempo con su joven familia. La Sra. Paton está actualmente embarazada de 29 semanas de su tercer hijo. "Tenía que estar aquí para apoyar a Jay, no podía dejar que pasara por esto solo", dijo.

Pero la pareja ahora se ha encontrado atrapada en el extranjero durante la pandemia de coronavirus, con altos costos para regresar a casa.

"No teníamos idea de que esto iba a suceder, no teníamos idea de que nos íbamos a estancar", dijo Paton.

La pareja tiene reservado un vuelo a Madrid para el jueves, donde tendrían que estar en cuarentena durante dos semanas.

El vuelo para regresar a Australia desde España tiene un costo de alrededor de 40 mil dólares

Un vuelo a casa desde España podría costar cerca de 40.000 dólares, y los billetes de clase ejecutiva son el único billete garantizado a casa. A su llegada, tendrían que ponerse en cuarentena en un hotel en Sydney por otros $ 3000.

La pareja está buscando opciones para volar a través de Estados Unidos, donde no tendrán que ponerse en cuarentena, pero el costo sigue siendo el mismo. La pareja está desesperada por reunirse con sus hijas Maddison y Taylor, y llegar a casa antes de que la madre embarazada ya no pueda volar en cuatro semanas.

Ya se han acercado al Departamento de Relaciones Exteriores y al Gobierno Federal en una súplica apasionada de ayuda,pero aún nadie les resuelve.

El padre de dos niñas y futuro padre de un bebé en camino ha dicho que de no curarse del cáncer, sabe que le queda poco tiempo de vida por lo que lo único que desea es volver a casa para reunirse con sus pequeñas hijas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!