El primer ministro, Boris Johnson advirtió a los ciudadanos británicos el martes de esta semana que no deben esperar a regresar a una vida laboral normal o social activa durante, al menos, seis meses, tras ordenar nuevas restricciones sanitarias que su Gobierno espera mitiguen un incremento dramático en los nuevos casos de contagios confirmados de la enfermedad del coronavirus.

Al decir que Gran Bretaña debe actuar rápidamente en los actuales momentos o enfrentarse a una fuerte segunda ola de la enfermedad viral de Covid-19, Johnson anunció un paquete de nuevas restricciones epidemiológicas que incluye requerir que todos los restaurantes, pubs y otros lugares de esparcimiento en Inglaterra cierren en un horario entre las 10 p.m.

y a las 5 a.m. Por otra parte, Johnson instó a los empleados y personas a trabajar desde casa, siempre que sea posible.

Restricciones sanitarias se mantendrán en Inglaterra durante seis meses

Johnson había alentado a los trabajadores hace solo unas semanas a retornar a las oficinas para prevenir que los centros de las ciudades se convirtieran en unos pueblos fantasmas, y manifestó su esperanza de que toda la sociedad inglesa vuelva a la normalidad en la próxima Navidad 2020. En un marcado cambio de tono, informó el martes que "por ahora, este virus del Covid-19 es un hecho real en nuestras vidas".

El primer ministro también agregó que "No escatimaremos esfuerzos en el desarrollo de las vacunas, los tratamientos y novedosas formas de pruebas masivas, pero a menos que logremos un progreso palpable, debemos asumir que todas las restricciones sanitarias que he anunciado permanecerán vigentes durante, al menos, unos seis meses"; afirmó Johnson a los legisladores en la Cámara de los Comunes.

El anuncio de Johnson se produjo un día después de que los principales asesores médicos y científicos del Gobierno británico informaron que las nuevas infecciones por el coronavirus se duplicaban cada siete días y podrían crecer a 49.000 diarios a mediados del mes de octubre, si no se hacía nada para frenar las curvas de enfermos y fallecidos por el Covid-19.

El Gobierno británico informó el lunes de esta semana sobre unos 4.300 nuevos casos confirmados de coronavirus, el número más alto desde el mes de mayo. Los directores médicos han elevado el nivel de alerta sanitaria del virus del Reino Unido de tres a cuatro, convirtiéndose en el segundo escalón más alto y diciendo que los pacientes contagiados de de Covid-19 estaban aumentando "rápida y exponencialmente".

Inglaterra intensifica el uso de mascarillas y el aislamiento social

Las nuevas restricciones epidemiológicas contra el Covid-19 exigen el uso de mascarillas para todas las personas en el transporte público y en los taxis. Por otra parte, el tamaño de algunas reuniones sociales se está reduciendo, con celebraciones de bodas limitadas a 15 solo personas en lugar de 30 invitados. Las autoridades inglesas están suspendiendo un plan para traer espectadores y público a los estadios deportivos, específicamente a partir del mes de octubre.

El Gobierno británico también está aumentando las sanciones legales por infringir las reglas sanitarias de la pandemia. Los ciudadanos que violan las órdenes de cuarentena emitidas por el Gobierno inglés enfrentan multas de hasta 10.000 libras, el equivalente a 12.800 dólares y las empresas privadas que violan las normas sanitarias "seguras por el Covid-19" pueden ser cerradas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!