La dimisión se produce pocas semanas antes de las elecciones parlamentarias previstas para marzo. De esta forma, el Gobierno del primer ministro Marek Rutte reaccionó ante el escándalo en el que se vieron involucradas alrededor de 20.000 familias y padres de niños que fueron tratados incorrectamente como defraudadores de las prestaciones por hijos y tuvieron serias dificultades financieras.

En 2013-2019, cuando Rutte estaba en el poder, las autoridades fiscales recibieron beneficios de los padres por acusaciones de fraude fiscal, que luego resultaron ser falsas. En diciembre, una comisión parlamentaria criticó duramente el comportamiento de las autoridades, el gobierno y los tribunales, diciendo que "se habían violado los principios fundamentales del estado de derecho".

El gobierno se disculpó con los padres y pagará una indemnización de 30 mil euros a cada familia. Sin embargo, esto no disminuyó sus críticas, especialmente después de que el líder del Partido Laborista, Lodewijk Asscher, renunciara el jueves en medio del escándalo. Aunque su partido se opone actualmente al gobierno de Rutte, Asscher fue ministro de Asuntos Sociales en el gabinete anterior hasta 2017.

Según comentaristas, la dimisión del gobierno probablemente tendrá poco impacto en los resultados de las elecciones parlamentarias previstas para el 17 de marzo. A pesar del escándalo, el partido VVD de Rutte sigue liderando las encuestas.

El Primer Ministro de los Países Bajos ha anunciado previamente que incluso si su gobierno renuncia, seguirá siendo plenamente operativo en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

Mark Rutte, ha entragado hoy la renuncia de su gobierno al rey Wilhelm-Alexander

El primer ministro holandés, Mark Rutte, entregó la renuncia de su gobierno al rey Wilhelm-Alexander el viernes. La decisión está relacionada con el escándalo de acciones no autorizadas de la oficina de impuestos contra familias que reciben beneficios por hijos.

Como se informó en un comunicado, Rutte dijo que continuaría sirviendo como primer ministro hasta que se forme un nuevo gobierno luego de las elecciones programadas para el 17 de marzo.

Rutte también seguirá siendo el líder y candidato a primer ministro de su Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD).

El escándalo con la oficina de impuestos

La decisión de renunciar se tomó después de una reunión de gabinete en la que se discutió el informe del parlamento sobre el escándalo que rodea las actividades de la oficina de impuestos .

En 2012-2019, a pesar de la supervisión del gobierno, las autoridades fiscales debían iniciar injustificadamente procedimientos de fraude contra familias que reciben prestaciones por hijos. La mayoría de los casos se referían a personas con doble nacionalidad.

Como consecuencia de las actuaciones de las autoridades fiscales, estas familias tuvieron que devolver miles de euros , lo que llevó a muchas de ellas a la ruina económica. Los afectados recibirán al menos 30 mil euros en compensación .

Responsabilidad por el escándalo

Rutte admitió que aunque no estuvo "directamente involucrado" en el caso, la responsabilidad del escándalo recayó en su gabinete. La dimisión se produce dos meses antes de las elecciones parlamentarias. Rutte es primer ministro desde 2010 y, a pesar del escándalo, su partido es de lejos el favorito en las elecciones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!