Los demócratas acusan a Donald Trump de "incitar a un levantamiento" que dio como resultado un asalto al Capitolio con múltiples consecuencias, entre ellas, muerte; ya que cinco personas perdieron la vida durante el enfrentamiento y dos agentes implicados en la represión de incidentes se han suicidado en las últimas semanas. Los demócratas señalan que incluso antes de los disturbios en el Capitolio, Trump había persuadido a sus partidarios de que su victoria en las elecciones presidenciales había sido "robada".

El 13 de enero, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó sobre un artículo de acusación a Trump, acusándolo formalmente de "incitar a un levantamiento" con sus partidarios en el Capitolio.

El 25 de enero, la Cámara de Representantes transfirió formalmente el acto de juicio político al Senado.

Trump es el primer presidente de Estados Unidos en ser acusado dos veces por la Cámara de Representantes. Ya fue acusado en el año 2019, por el conocido 'Escándalo de Ucrania', pero fue absuelto.

Se espera que el juicio político comience la próxima semana

"El presidente no testificará en estos procedimientos inconstitucionales", dijo a Reuters el asistente de Trump, Jason Miller. En una carta abierta, los abogados multimillonarios Bruce Castor y David Schoen calificaron la decisión de los demócratas de "táctica de relaciones públicas". Ricino añadido que el ex presidente tenía el derecho a negarse a declarar ante el Senado de EE.UU.

y que es responsabilidad del Parlamento demostrar la posible culpabilidad de su cliente.

Los abogados de Trump también argumentan que sus afirmaciones de elecciones amañadas "están protegidas por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos".

Solicitan que Trump testifique por carta

Jamie Raskin, miembro de la Cámara de Representantes del Partido Demócrata y jefe del equipo de juicio político, ha solicitado a Trump y sus abogadosa través de una carta, que testifique bajo juramento durante su juicio político

"Si rechaza esta invitación, nos reservamos el derecho de establecer en una audiencia que la negativa a testificar está relacionada con sus acciones (o inacción) el 6 de enero de 2021.

Día en que los partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio- escribió Raskin.

Los abogados de Trump y la mayoría de los senadores republicanos cuestionan la constitucionalidad del juicio en sí. Destacan que el Senado no tiene la potestad de considerar el asunto porque Trump ya dejó el cargo y ya no puede ser destituido.

Se necesita una mayoría de dos tercios en el Senado de 100 escaños para confirmar los cargos contra Trump.

Esto significa que dicha moción, además de los senadores del Partido Demócrata, tendría que ser apoyada por 17 republicanos más.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!