Fuera del hospital del distrito de Novosibirsk (Rusia) vive la pequeña Masha, unaperrita de patas cortas que se ha hecho famosa. Su historia es bastante triste,ya que lleva más de dos años esperando a su dueño. Este era un anciano que llegóenfermo al hospital y murió. Debido a esta tragedia, la pobre Masha se haconvertido en la Hachiko rusa.

Hachiko era un perro japonés que se hizo famoso y cuyahistoria fue llevada al cine dos veces, una en el año 2010. En este caso, elperro iba todos los días a la estación de tren de Shibuya (Tokio) a esperar asu dueño, el profesor de ciencias agrícolas Hidesaburo Ueno.

Sin embargo, estemurió en 1925. Hachiko siguió yendo a la estación durante diez años, hasta sumuerte, a esperar a su dueño.

Masha, por su parte, se ha instalado en el hospital deNovosibirsk, donde tiene un lugar en el que dormir, además de comida. Y es quesu historia no es desconocida para los trabajadores del centro sanitario,quienes se encargan de que esté lo mejor posible. No obstante, son plenamenteconscientes de que lo mejor para Masha sería que algún amante de los Animalesla adoptara y se hiciera cargo de ella.

Pero las cosas no son tan fáciles como parece. Según cuentanlos empleados del hospital, en una ocasión una familia se apiadó de la perra,por lo que decidieron llevársela a casa.

Sin embargo, Masha no estaba dispuestaa abandonar a su dueño, por lo que regresó al hospital de Novosibirsk a lamañana siguiente.

La perra procedía de una aldea situada a varios kilómetrosde distancia, Dvurechie. Llegó junto con su dueño cuando este enfermó. Elhombre fue ingresado en el hospital hasta que falleció hace un año.

Durante suestancia, la perra era la única visita que recibió este pobreanciano. De hecho, la perra iba a su casa por las noches y regresaba todas lasmañanas. Aunque no está claro si el animal va al hospital porque no tiene dondevivir o porque cree que su amo sigue vivo, lo cierto es que los empleados seinclinan por esta segunda opción.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!