La Fiscalía ha ratificado que este sábado han sido llevadosa prisión los once jóvenes que han sidoacusados de haber participado en los disturbios que tuvieron el lugar el pasado20 de Noviembre en el Zócalo, Ciudad de México. Los arrestados han sido ochohombres y tres mujeres, imputados por tentativa de homicidio, motín yasociación delictiva.

Los hombres arrestados, uno de ellos de nacionalidad chilena,han sido llevados a una cárcel de máxima seguridad en Veracruz. Por otro lado,las mujeres han sido trasladadas a la cárcel femenina de Nayarit, situada al noroestede México.

Uno de los más conocidos integrantes de la izquierda del país,ha pedido que los jóvenes sean liberados tras ser arrestados “de formaarbitraria” y trasladados a cárceles de máxima seguridad, ha dicho en un vídeo.Por otra parte, el fundador del PRD ha solicitado al Estado que subsane estasituación cuanto antes.

La encargada de llevar a cabo las acciones penales contralos detenidos ha sido la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), la cualdurante la presidencia de Felipe Calderón, fue objeto de crítica por crear culpablesy chivos expiatorios durante la conocida guerra contra el narcotráfico.

Cierto es, que esta situación provoca en la fiscalía unagran preocupación puesto que pone en entredicho su reputación. Sin embargo,desde el arresto del chileno Laurence Maxwell, a éste se le “hizo saber susderechos” y se le anunció al consulado “que le brindara su asistencia”, ha aseveradola fiscalía en un comunicado. Para corroborar esto, el canciller Heraldo Muñoz,ha ratificado la versión de las autoridades mexicanas.

De los once delincuentes arrestados, tres de ellos sonEstudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UniversidadNacional Autónoma de México. Otro estudia en la Escuela Nacional de Pintura,Escultura y Grabado de Bellas Artes. Y, se desconoce, la ocupación de cuatro delos detenidos.

Han sido numerosos los vídeos subidos a plataformas y redessociales, en los que se puede ver el abuso y el desproporcionado uso de lafuerza que los antidisturbios y policías del Distrito Federal ejercen ante ungrupo de manifestantes que les arrojaba cócteles Molotov y piedras.

El Presidente Peña Nieto ha condenado la violencia de estasManifestaciones en las que se le insta a llevar a cabo una mayor eficiencia enla investigación del caso Iguala.

La matanza de Iguala ha servido de justificaciónpara que en marchas pacíficas los radicales hagan uso de la fuerza y laviolencia desmedida. Tal es así, que han sido incendiadas oficinas de lospartidos políticos y el Congreso. Este pasado Viernes, el Presidente, congratuló a lospolicías que tomaron acto en estas manifestaciones ocurridas el Jueves.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!