Por un lado tenemos un fuerte impulso contemporáneo por motivar el ocio cultural. Este siendo muy diverso comprende flujos hacia sus recintos principales.En estos recorridos hemos seguido la vía hacia los museos de Bellas Artes en primera instancia.

Por lo visto, en España, como en cualquier rincón de un mundo globalizado, cada entidad tiene una capital suntuosa apta para dar economía a unpar de cientos de miles, y albergar por lo menos un Museo Arqueológico y de Bellas Artes como atractivo permanente.

Cierto que en Navarra uno desconoce los detalles en las rutas taurinas, mas brevemente accedemos al parking de laPlaza Mayor.

Muy próxima esta la Catedral de Santa Maríacuyo museo Diocesano y claustro vendrían representando un segundo atractivo estilo cátedra cultural gótica, barroca, neoclásica...

El espacio eclesiástico,haciendo eco con iniciativas similares en muchas catedrales se cobra.Como tendenciahay lugar a expresiones que lindan entre lo moderno, lo contemporáneo, lo tradicional y lo neo sacro.

El Arte por ende es una fe escrita en el propio modo como se han trazado las ciudades y los modelos que van renovando las propuestas arquitectónicas. En España se ha respetado mucho el paisaje y en conjunto la diversidad comunitaria ofrece matices a las coincidencias que aquí quedan enmarcadas como bella estética urbana.

Muy cerca están los vestigios de muralla y baluartes de Felipe IIy se celebran mercadosen La Ciudadela replicando el medioevocomo parte de un empaparse de su identidad cósmica.

La villaha crecido haciendo zona metropolitana con varias poblaciones regionales en la misma mancha. Orgullosa Pamplonareúne lo mejor de su arte en un museo transformándose para dar emplazamientoa sus colecciones exclusivasy satisfacer la voraz demanda de conocimiento.

Como en muchos casos, en ciudades vascas vecinas, se nota una política para que los tesoros artísticosen lostemplos se administren con un valor disociado del oficio católico. Las colecciones decorativas sirven a los museos principales y se redimensionan los muebles antiguos de la cristiandad en un set de espíriturenovado.

El antes Hospital de nuestra señora de la Misericordia donde se cimbra el Museo de Navarra es buen ejemplo. Se conserva un casco heredado de distintas etapas constructivas y capitelesrománicos.

Consta un énfasis popular a explorar las capas subyacentes que se descubren dando certidumbre al modo como nos acercamos linealmente al arte a partir de la historia de abajo hacia arriba.

Para el nuevo milenio, los Pamploneses tienen a su disposición un edificio modernizadoque se vuelca en el lucimiento histórico de su Patrimonio etapa por etapa a partir mas o menos del Gótico y el Renacimiento.

Se describe el proceso anterior con vestigios y diseñosmosaicos como el de Teseo de la época Romana, mas se han representando los santuarios y la dimensión de la arquitectura espiritual.

Pronto remontamos con magnífica mano o escuela a celebridades como Goya manifestandolas secuencias del tiempo que nos llevan hasta el Siglo XX.Lo último se muestra en la planta baja donde hay instalada una exposición acerca de la escultura vasca de los grandes como Chillida y Oteiza.

Regresamos a losespacios Sacros arremolinados con su cambio haciala idea de museo o institución cultural.Despojados de su carácter rituallos espacios pierden sus secretos que brevemente no podemos sino transitar.

Además de la cátedra en Bellas Artes y Teología que representa cada paso del gran recinto dedicado a SantaMaría, se tiene sentado en el claustroun proyecto contemporáneo que pone enjuegoel concepto de lo Occidental, de tal modo que se siguen varias líneas de pensamiento crítico plasmadas con algunas instalaciones.

En muchas ciudades de España se gesta unaera visionaria en el uso de lúdico deestePatrimonioque sirven para dar entretenimiento a miles de curiosos que pasamos con nuestras cámaras a toda velocidad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!