El feminismo, ahora más que nunca (gracias a la expansión de las redes sociales y las herramientas tecnológicas) se encuentra en el foco de atención de una sociedad que exige una mayor apertura a la diversidad humana y la equidad de derechos, tanto públicos como privados. Pero también la masificación de la información nos ha saturado de datos falsos y que innegablemente cambian nuestra forma de entender las distintas ideologías. He aquí 3 mitos sobre el Feminismo para su mejor comprensión.

1. El feminismo defiende la superioridad de la mujer

El feminismo no reclama ninguna clase de superioridad, sino que reacciona como una búsqueda y reclamo a la igualdad de género, al reconocimiento social de los derechos humanos, y a los propios derechos de la mujer, tales como los relacionados a la maternidad y la libertad del propio cuerpo. Pretende acabar con un sistema unilateral de dominación, el llamado patriarcado, no de imponer otro.

"Feminismo es la única palabra que significa: nos aseguraremos de ser legalmente iguales a los hombres, de que si te violan se considerará un crimen, de que tu dinero te pertenece y de que nunca puedes ser posesión de alguien", Caitlin Moran.

2. Se opone a lo femenino

El feminismo recalca la necesidad de la diversidad femenina, acentuando las diferentes formas de ideológicas y estéticas; una ruptura del estereotipo impuesto en la sociedad acerca de lo que se tiene que entender como femenino o masculino que determinen y condicionen al individuo como un objeto dentro de su propia identidad. No es una mera protesta contra la estética tradicional femenina, sino una queja de los prejuicios y estructuras de cosificación creadas alrededor de ella y la búsqueda de su propia identidad individual.

"Ningún destino biológico, psíquico, económico, define la imagen que reviste en la sociedad la hembra humana; la civilización ha elaborado ese producto intermedio entre el macho y el castrado que se suele calificar de femenino", Simone de Beauvoir.

3. Sólo las mujeres pueden ser feministas

Podría entenderse como una ideología para, por y sobre las mujeres, que se plantea una lucha para mejorar la calidad de vida, la equidad de género dentro de la sociedad global en cualquier ámbito, social, político, laboral, económico y académico, así que, desde este enfoque, los hombres podemos actuar en el papel de aliados o solidarios.

Siendo un movimiento humanista que lucha por la equidad de género y contra los muros de las estructuras de poder, opresión y discriminación, sería lógico pensar que el género no debería importar para unirse y apoyar al feminismo.

"El feminismo eficaz tiene que luchar contra la homofobia, la explotación de clase, raza y género, el capitalismo y el imperialismo", Angela Davis.

Digamos entonces que el movimiento feminista (como cualquier otra ideología distante a las impuestas por la cultura occidental) tiene que ser criticado y entendido desde el conocimiento de sus propias ideas centrales y cimientos ideológicos; seas hombre o mujer, el feminismo atañe a la conciencia colectiva de una sociedad globalizada que pretende desmontar las injusticias humanas y luchar por un futuro de equidad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!