6

Es incuestionable la influencia que subsiste de la cultura franca en América, especialmente en México. El esfuerzo permanente de su Embajada a través de las Alianzas Francesas, la IFAL y la Casa Francia en el DF celebra el arribo de una selección breve pero consistente de su cinematografía.

Cinépolis, gracias a su creciente red de complejos cinematográficos en todo lo vasto de la República Mexicana, dejará en algunas de sus salas convencionales y VIP dos y tres semanas los filmes que añaden a las buenas relaciones que hay con el IMCINE y la Secretaría de la Cultura; y a la difusión de los contenidos para el público conocedor.

Como parte de las exhibiciones que itinerarán por 74 ciudades, las autoridades mexicanas han negociado que se presente siempre uno de 25 cortometrajes que se han fomentado, de tal forma que sea accesible también el producto nacional resultado de la selección, que ahora busca descentralizarse para dar a conocer la flor de la creatividad en cada región.

Numerosas salas de arte se han sumado para ofrecer el repertorio 2017

Todo esto se llevara a cabo en un circuito cultural conformado por universidades, institutos y nuevos modelos de salas independientes cuya finalidad es dar a conocer películas que de otro modo tendrían poca o nula salida comercial.

Del 8 de septiembre al 19 de octubre tendrá lugar este fenómeno que por 21 ocasión busca deleitarnos con las inquietudes de los cineastas franceses quiénes se oponen a las tradicionales fórmulas de los block busters del cine norte americano.

Asociados con Nueva Era Films y gracias a la red internacional de Cinépolis, el tour también abrazará Centroamérica. Así; Costa Rica, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Panamá y Guatemala apreciarán la selección de este año del 5 al 28 de octubre durante dos semanas en cada ciudad (no necesariamente la capital).

Los 7 títulos son: Aún más bella (De plus belle) de Anne-Gaëlle Daval, El reencuentro (Sage femme) de Martin Provost, El viñedo que nos une (Ce qui nous lie) de Cédric Klapisch, Frantz (Frantz) de Francois Ozon, Los Ex (Les Ex) de Maurice Barthélemy, Paso a paso (Patients) de Grand Corps Malade y Mehdi Idir y Una familia peculiar (Cigarettes et chocolat chaud) de Sophie Reine.

No se trata de películas fáciles

Una de las características principales de este tipo de entretenimiento cultural, es precisamente que se trata de montajes cuyo valor es el retrato que hacen los directores de la actualidad en temas que siempre regresan a lo femenino, a la familia, a las relaciones de pareja, a la historia, a la tragedia de las personas con situaciones de vida al límite y por su puesto se matiza siempre el rosa afrancesado del amor.

Podría decirse a grandes rasgos que son tragicomedias o melodramas; no es extraño que en México se aplauda mucho la comedia romántica así mismo. No se ve que haya producciones de alto nivel, lo cual nos predispone a disfrutar del regionalismo que se describe en cada vivencia sin hacer demasiadas expectativas en cuanto a la innovación de estilo o género; aún en piezas de jóvenes que debutan en el séptimo arte como Anne-Gaëlle Daval.

No es sencillo comprender el acento del idioma aveces, empero no se han dispuesto aún versiones dobladas, lo cual nos permitirá disfrutar de la francofonía como tal dando color a las intrincadas historias en las cuales participan actores conocidos de gran escuela como Catherine Deneuve y de mediana talla como Florence Foresti y jóvenes Pierre Niney quién saltó a la fama con su interpretación de Yves.

Directores de este año incluyen a Martin Provost, Cédric Klapisch, François Ozon "el Almodóvar francés", el actor y director Maurice Barthélemy, Grand Corps Malade, músico y poeta en colaboración con Mehdi Idir y Sophie Reine de larga trayectoria.

Para quien se aventure en este laberinto de pasiones el corporativo mexicano ofrece un cine bono el cual dará acceso a cuatro pelis en salas normales o a dos de tipo VIP. Hay que estar al pendiente pues pasa rápido ese olor grato de la mirada culta que nos asusta, pero hay quién se vuelve adicto a ello.