El SERVICIO es denominado de manera global como la acción de entregar o realizar alguna actividad para beneficio de alguien más, es decir que tiene una intención en el otro. Ahora bien, lo que pocos no aprecian del contexto mental de dicha palabra es que no es sólo un favor hacia una única dirección. El servir es una actividad que se esparce y se devuelve en varias direcciones.

Para hacerlo más sencillo, cuando dedicas una habilidad para optimizar algún proyecto de un amigo, estás entregando tu talento al servicio de tu propio beneficio. Inicialmente puede ser poco relevante recibir un simple gracias, pero el universo nos toma fotografías que a su vez se establecen como recuerdos de vida.

Son momentos que predominan para tarde o temprano regresar. Ley de atracción llaman algunos, compensación o karma, yo lo denomino el Código de la actitud.

Código de la Actitud

Cuando tú sigues un código de vida como estructura para la toma de una acción, significa que tienes un plan con ciertos parámetros, cuando hablamos de una característica tan principal como lo es la actitud, estamos representando nuestra expresión ante cualquier acción y - por supuesto - el servicio es un acto de un tamaño muy grande.

Si tu código de vida te dicta hacer las cosas con corazón, con una sonrisa, con la excelente disposición, con la mejor actitud; ya está, lograste entender a que llegó el hombre a éste planeta. La transformación puede ser todo un proceso lento y tentador por desertar, pero cuando empiezas a practicar tus mejores expresiones al servicio del otro la recompensa que recibirás será muy enorme.

La religión, la psicología e inclusive, hasta la misma ética presentan el servicio como un don significativo y puede ser más que eso, puede ser tu código, del cual sólo puedes esperar la abundancia. Y tienes claro que la abundancia es un estado de las personas de equilibrio y éxito.

El servicio es más que un don o un privilegio, es una elección como estilo de vida que esparce felicidad y que atrae éxito, visto en todos los campos del desarrollo humano. Olvida la debilidad, la pereza o lo certeza de un premio inmediato, todo son satisfacciones efímeras que te alejan de tu entorno socio-afectivo, lo real es demostrar tus talentos en el crecimiento del otro o del grupo, haces parte del todo que se beneficia gracias a las buenas acciones personales, define qué es realmente importante y valioso para ti.