5

Cuando se anunció que Patti Smith daría un recital a partir de las 13 horas en la Casa del Lago no sabíamos ni qué onda. Llegamos rayando las 12 y media asombrados por la multitud de fans atraídos por la evocación de las Sesiones del Café de la Habana, de Fidel Castro y del “Che” Guevara, de Octavio Paz y Roberto Bolaño, en cuya memoria Smith escribió el poema Hecatomb.

Cientos de chicos, algunos adultos, niños e incluso adultos mayores se dieron una vuelta e hicieron la cola que llegaba hasta el Zoológico. Algunos aprovecharon la ocasión para lucir lo más Punk de su guardarropa, si bien es notorio que ha menguado el espíritu radical de los setentas y ochentas.

Así los hijos, los nietos y los bisnietos del rock and roll saturaron las gradas dejando a un ciento al margen del escenario. Las autoridades estaban algo consternadas y anunciaron varias veces la disposición de su equipo médico por su alguien se alucinaba.

Sin mucho preámbulo salió la artista luciendo una cabellera blanca que le llega a la espalda. Leyó su poema icónico donde sueña que sueña para inspirar el ánimo de su audiencia con las palabras de fuego: "la gente tiene el poder". Venía acompañada Smith [VIDEO] por Lenny Kaye quién la acompaña con la guitarra y la segunda voz y no dudó, pese a decir que no es la mejor instrumentista, en hacer uso de la oportunidad para tocar, cual si fueran chakras, cada uno de los problemas que hay en el carácter de la sociedad a través de la música y la poesía. Parece una bruja buena más que ícono de una cultura contracorriente, sus baladas son sencillas, pero en cada rola, la profundidad de su canto despierta las fibras emocionales de un México que se le entrega y respetuosamente le grita que la ama.

El repertorio consistió más que nada en la representación de sus composiciones más conocidas, pero aprovechó el turismo que ha realizado en la ciudad, como fuente de inspiración para canciones que incitan el cuestionamiento sobre la necesidad de justicia. Dijo haber sido fan de Diego y Frida en su adolescencia; a propósito de ello visitó los murales de la Secretaría de la Cultura. Siempre en inglés, recitó un poema acerca del color rojo tratando de abstraer las asociaciones pictóricas que lo justifican en la paleta de Rivera, señalando con pasión que es momento de alivianar su dominancia.

Luego visitó la Casa Azul un tanto constipada, lo cual la obligó (víctima de la venganza de Moctezuma) a descansarse y le fue concedida la cama principal para acogerla; al respecto escribió un tema sobre las mariposas que Frida veía para escaparse de su sufrimiento, mismo que acto seguido montaron como parte de la museografía.

Harían falta días para repasar su repertorio, la musa se limitó a recordar su amistad con Mapplethorpe, con John y Yoko; y al respecto cantó una rola que hace alusión a un espectacular donde la pareja deseaba al mundo Feliz Navidad.

La Galeria Kurimanzutto hará su parte para que la obra de Patti llegue así mismo a la esquina de Nuevo león y Sonora. Luego se fue de lleno a una rola que toca U2 en honor a las madres de los 43 de Ayotzinapa, y se siguió con su versión de Dancing Barefoot, una de sus piezas más icónicas, mas ni así se despertó el monstruo del punk. Hubo quien bailoteaba, pero muchos parece que no están tan integrados en la lucha contra los tontos y los poderosos.

También se evocó a Roberto Bolaño; la artista le escribió un poema cuya traducción leyó Juan Villoro en castellano, pues quiso Smith evocar a los movimientos de choque poético de su momento, conocidos como luchadores sociales de la letra. La banda no la dejaba ir. Patti Smith no pudo evitar deleitarnos con Because the night, tal vez su canción más popularizada. No dábamos crédito a la expresividad vocal de la poetiza, pero eso sí, en esta interpretación se les fue un poco la afinación. A nadie le pareció mal, de hecho esto le dio la parte punk que muchos queríamos explotara.

Antes de irse habló de su amigo poeta Sam Shepard que murió y le dedicó una melodía. Cerró con I can´t help falling in love with you, mientras nos invitaba a que el 14 de septiembre estemos al pendiente de un recital que dará en Central Park para darle guerra al señor Trump en el día del mortiversario del Sr. Smith qpd.