Ya en un artículo anterior se había indagado en los orígenes del Día de Muertos [VIDEO] mexicano, aprendimos que a pesar de la creencia popular de su aparente relación con ritos prehispánicos, esta tradición se debe en gran medida a la tradición cristiana; de modo que, ni el altar, ni el pan de muertos u otros motivos conocidos tienen relación con los pueblos precolombinos; incluso, estos motivos aparentemente autóctonos se pueden encontrar en los festejos a los muertos de Colombia, Venezuela o Perú.

Esta falsa idea, como apuntan historiadores del INAH, se originó gracias a los decires del siglo XXI. No obstante estas razones, el pueblo mexicano se apropió de estas tradiciones europeas y le dio el carácter magnánimo que lo identifica como una popular tradición mexicana [VIDEO], a pesar de que el Día de muertos exista de manera similar en otras partes de Latinoamérica.

Irónicamente, el Halloween [VIDEO] vive el mismo caso que el Día de Muertos mexicano y aunque se le ha acusado de paganismo porque en apariencia exalta temas demoníacos, la realidad es que es un festejo de origen cristiano (y mestizo) que se volvió popular gracias a los Estados Unidos.

Como con el Día de Muertos, se cree que el Halloween proviene de un festejo de origen celta y si bien tiene reminiscencias de esta cultura, son pocos los elementos que aún sobreviven en él.

El árbol genealógico del Halloween se remonta hasta finales del primer milenio después de Cristo. En primer lugar, gracias a que en Inglaterra previo al 1 de noviembre, el día de Todos los Santos, se tenía una noche de vigilia conocida como “All Hallows Even” que significa “todos sacrifican”. Esta celebración viajó a Francia conocida como el “All Souls Day.” Para los franceses de aquellos tiempos, el 1 y 2 de noviembre eran dedicados para las almas en el cielo y el purgatorio, pero los campesinos aprovechaban el “All Hallows Even”, “All Damned Day” o “All Souls Day” (31 de octubre) para recordar aquellas almas que yacían en el infierno; esto lo hacían tocando sartenes y ollas en su memoria.

Posteriormente, en tiempos de la peste bubónica que arremetía contra Europa, cuando se celebraba el “All Souls Day” se incorporaron las famosas interpretaciones conocidas como “Danza Macabra” con personas vestidas de muertos que representaban la finitud de la vida.

La llegada de Halloween a América

Estas tradiciones viajaron a América con los colonos junto con otra vieja tradición inglesa conocida como “truco o trato,” que en realidad pertenece al Guy Fawkes Day, que “celebraba” y rememoraba lo hecho por Guy Fawkes, cuando quiso quemar el parlamento inglés. En su momento, los juerguistas visitaban a las familias católicas para pedir cervezas y pasteles para celebrar el mencionado día.

Todas estas tradiciones se mezclaron durante el siglo XIX en Estados Unidos, además se le agregaron otros motivos como el “jack-o’-lantern” y en la tradición de las tarjetas de Halloween, se originó la costumbre de dibujar brujas (las mismas que ya están bien arraigadas en la celebración).

En resumen, aunque se crea que el Día de Muertos es prehispánico y el Halloween pagano y celta, la verdad es que ambos festejos se remontan a la misma tradición cristiana y europea.

Pero, cabe agregar, que la gloria que viven estas celebraciones hoy en día se debe al esmero que ambos países les han dedicado.