Desde hace años ha existido un debate interminable entre México y Austria relacionado con el “penacho de Moctezuma” y su permanencia en el país europeo.

La polémica se debe a que dicha pieza --valuada por el gobierno austriaco en 50 millones de dólares-- lleva siglos fuera de México, y aunque muchos creen que el motivo de que se encuentre al otro lado del mundo obedece a un saqueo de españoles al territorio mexica, lo cierto es que el tocado de oro y plumas de quetzal fue un regalo que entregó el tlatoani Moctezuma a Hernán Cortés, quien a su vez lo envió junto a más objetos al rey Carlos I de España y V de Alemania.

La travesía del penacho

Años más tarde, en 1956 de acuerdo con el documental producido por TV UNAM “El Penacho de Moctezuma, plumaria del México antiguo”, la “ofrenda” fue a parar a manos del archiduque Fernando II de Tirol, y permaneció guardado más de 200 años en el palacio de Ambras.

Luego fue trasladado al palacio Belvedere y décadas después se mudó al Museo de Historia Natural de Viena.

Llegó al Museo de Etnología en 1918, fue resguardado tras la Segunda Guerra Mundial en la Cámara del Tesoro del Banco Nacional Austriaco, pero regresó al recinto en 1947, y ahí ha permanecido desde entonces.

Y sigue la discordia, ahora en redes sociales

En la actualidad el museo recibe el nombre de Weltmuseum (traducido como Museo del Mundo) y fue remodelado recientemente, lo cual provocó que el penacho se guardara por tres años.

Sin embargo, apenas hace unos días el tesoro prehispánico fue puesto en exhibición de nueva cuenta.

Fue así como se desató otra vez la polémica sobre el retorno del penacho a México, y en redes sociales usuarios sentenciaron su permanencia en Austria.

Ante ello, expertos austriacos señalaron que la pieza es tan frágil que no puede ser trasladada, o no al menos hasta que haya una tecnología que lo proteja de cualquier vibración.

No todo está perdido

Vale la pena señalar que en el Museo Nacional de Antropología e Historia de México hay una réplica del tocado que realizó en 1938 Francisco Moctezuma y ésta conserva muchas características de la pieza original, por lo que cualquiera que sienta curiosidad por el objeto puede verlo en la exposición permanente.

Por otro lado y si les sirve de consuelo a los inconformes, la entrada al Museo de Etnología de Viena es gratuita para los mexicanos que lo visiten.

Dato curioso: el penacho de Moctezuma no es el “único tesoro de México” en Europa. Según la Asociación México en Europa hay más de mil objetos con valor artístico y cultural en diferentes ciudades alemanas y austriacas.