4

José Revueltas (Durango, 1914 - Ciudad de México 1976), fue el ideólogo del movimiento estudiantil de México en 1968, su labor intelectual desde el interior de Ciudad Universitaria fue vital para darle vida a un programa político inexistente en nuestros días, la autogestión política sustentada en una democracia cognoscitiva.

La democracia cognoscitiva

Durante el movimiento estudiantil del 68, José Revueltas luchó por la autogestión política de las masas en México, mediante lo que él denominaría como la democracia cognoscitiva, una forma de significar en la práctica social el espíritu de una vanguardia política para el proletariado.

Lo anterior se justificaba en la media que el movimiento estudiantil era visto históricamente como continuador del movimiento ferrocarrilero de 1958, aniquilado 10 años antes por la misma vía represiva y totalitaria, que aniquiló el anhelo de tener una sociedad más democrática en nuestros días a manos de una generación perdida que murió aquél 2 de octubre de 1968, y luego ese 10 de junio de 1971 en la matanza del jueves de Corpus.

Durante las acciones suscitadas entre los meses de agosto y octubre de 1968, José Revueltas elaboró un diario donde detalló los pormenores de aquellos instantes, los cuales fueron reunidos por su hija Andrea Revueltas después de la muerte de Revueltas en México 68: juventud y revolución, donde encontramos estas líneas que se quedaron para la posteridad:

"No quieren que seamos habitantes.

Somos sospechosos de ser intrusos en el planeta. Nos persiguen por eso; por ir, por amar, por desplazarnos sin órdenes ni cadenas. Quieren capturar nuestras voces, que no quede nada de nuestras manos, de los besos, de todo aquello que nuestro cuerpo ama. Está prohibido que nos vean. Ellos persiguen toda dicha. Ellos están muertos y nos matan. Nos matan los muertos. Por eso viviremos."

La democracia cognoscitiva que propuso José Revueltas, se sustenta en la necesidad de crear comités democráticos de lucha que incidieran en la clase obrera y campesina del país durante las jornadas de movilizaciones en 1968. Dichos comités estudiantiles se encargarían de gestionar las demandas laborales mediante la conformación de asambleas populares donde dichas demandas se discutirían libremente. Revueltas, estableció además, un mecanismo democrático de acatamiento de las voluntades minoritarias a la voz de las mayorías, electividad democrática de los dirigentes de cada comité de lucha, asambleas popular regionales y apertura absoluta de las puertas de la Universidad para la clase trabajadora y la sociedad en general, tal como se realizó en mayo de ese mismo año de 1968 en la Sorbona de París y otras Universidades de Francia, donde estudiantes y trabajadores tomaron las calles para tomar el destino de su país en sus manos, desafortunadamente el lado obscuro del Estado, su monopolio organizado e institucionalizado de la violencia, reprimiría violentamente el levantamiento estudiantil también en el país galo.

José Revueltas, expresó la necesidad de que la lucha estudiantil saliera de la Universidad, que se trasladara a la clase trabajadora y que desde allí encontraran absoluta libertad e independencia los sindicatos. De igual manera, Revueltas buscó que estudiantes y trabajadores conformaran bloques populares para promover una reforma electoral que permita el registro independiente de partidos políticos con el propósito de que éstos cumplan la función social de formar a la ciudadanía. Asimismo, el ideólogo del movimiento estudiantil, apostó por la derogación de la obligación que tienen los partidos políticos de participar electoralmente en los procesos político-electorales, sin que medie de por medio, su pérdida de registro político o su extinción.

Abolir el monopolio del papel

Un aspecto interesante que José Revueltas nos heredó en sus últimos escritos políticos y en sus conferencias dictadas a la salida del Lecumberri, fue que México no podía seguir caminando mientras la libertad de prensa no sea conseguida de manera absoluta, por ello, la sociedad civil debe luchar por lo que el autor de El apando llamaría “la abolición del monopolio del papel por parte del Estado,” aludiendo al viejo monopolio del papel que los españoles imponían en sus colonias para evitar la difusión de las ideas insurgentes en América.

Las ideas políticas de José Revueltas son incendiarias y en su momento fueron palabras que se dispararon como balas contra el Estado capitalista, ardieron en la conciencia de los jóvenes estudiantes del 68 que murieron acribillados por las balas de la represión y hoy en día poco queda de ese pensamiento crítico, son pocos los investigadores en el mundo que trabajan el pensamiento político de Revueltas, sus libros y ensayos políticos se encuentran censurados, localizados en algunas bibliotecas del país, permanecen sin reedición aún después de la celebración del centenario de su natalicio el pasado 2014.

Mis recomendaciones de la semana.

José Revueltas, el escritor rebelde,” de Luis Leobardo Hernández Sánchez.

2 de octubre de 1968, una fecha que en México todavía no se olvida,” de Figaredi Bradock.