4

José Pagés Llergo (Villahermosa, 1910-1989) es la Institución periodística más prolífica de México, iniciado en las artes y técnicas de la redacción en El Demócrata hacia 1924, fue colaborador de los suplementos culturales del El Heraldo de México y Daily News. En 1937 funda la revista Hoy y el Semanario Rotofoto, que fue destruido por los cardenistas tras la publicación de una foto de Lázaro Cárdenas en calzones. Fue corresponsal de guerra en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, donde viajó por el Eje Berlín-Roma-Tokio, y entrevistó a Hitler, Mussolini e Hiroito, además de entrevistas a Joseph Goebbels, Emil Hacha, Pio XII, Toyama Mitsuro y Sado Araki.

Sin embargo, sus entrevistas en Europa y Asia, le costaron la expulsión de Hoy, acusado de ser fascista.

Tras su regreso a México, dirigió el periódico El Occidental y fundó la revista Mañana, posteriormente reingresa a Hoy, pero es nuevamente expulsado por la publicación de una fotografía de la hija de Miguel Alemán en un Cabaret de París. Sin embargo, esta vez, Pagés Llergo no saldría solo de Hoy, tras su paso y en solidaridad con él, ante la injusticia vivida por la falta de libertad de expresión, también se marcharon Francisco Martínez de la Vega, Vicente Ortega Colunga y Regino Hernández Llergo, con quienes el 27 de julio de 1953 funda Siempre!

“Esos hechos marcaron la actitud del tabasqueño, hacia sus compañeros de oficio, y así, al solidarizarse en febrero de 1962 con Fernando Benítez y abrirle las páginas de Siempre! para la creación del suplemento La Cultura en México, con el que Benítez continuó la labor interrumpida por la intolerancia y la censura de Novedades, y al ofrecerle en agosto de 1976 las nuevas instalaciones de Siempre! A Julio Scherer y a todos aquellos que fundaron Proceso después del golpe perpetrado por Regino Díaz Redondo en Excelsior, el viejo periodista se mantenía fiel a sus principios y a su historia.”[1]

La difusión de la obra de José Revueltas

Por su parte, José Revueltas, encuentra durante la segunda época de Pagés Llergo en Hoy, un espacio muy importante de difusión entre 1948 y 1951.

En 1950, aparece la primera crítica a la obra cinematográfica de Revueltas en un periplo histórico que analiza la época de oro del cine mexicano desde Emilio “El Indio” Fernández hasta Alejandro Galindo, asimismo, es un medio de circulación importante de la crítica vertida a El Cuadrante de la soledad.

Sin embargo, La Cultura en México y Siempre! se volverán los más grandes difusores de la obra de José Revueltas en México, y serán los encargados de consagrar la figura del escritor militante desde su fundación hasta nuestros días. Durante su encarcelamiento en Lecumberri, a Revueltas se le cerraron muchas puertas editoriales y desde los espacios culturales que Pagés Llergo erigió, se le abrió una puerta. Allí publicaría fragmentos de Los errores y cuando la novela salió a la luz, también sería discutida por Federico Álvarez y Manuel Carballo. Asimismo, su obra comenzaría a ser estudiada más rigurosamente desde 1965, destacando el primer análisis sobre El conocimiento cinematográfico y sus problemas en la pluma de Humberto Batis; Hernán Loyola y Hernán Lavín Cerda, hacen la primera crítica a El Apando; Adolfo Castañón, la primera crítica a Material de los sueños, los últimos cuentos de José Revueltas escritos desde la cárcel.

Rodrigo Martínez, por su parte, realiza la primera crítica al Ensayo sobre un proletariado sin cabeza, y Felipe Mejía, haría lo propio con Las cenizas, donde se reúnen fragmentos de novelas, cuentos y se reúne la obra poética de José Revueltas después de su fallecimiento.

El quehacer cultural de José Revueltas en Lecumberri

Desde la cárcel de Lecumberri José Revueltas publica mucho y genera un campo de recepción de su obra muy destacado, sus interlocutores: Arthur Miller, Marco Antonio Montes de Oca, Pablo Neruda y los estudiantes del movimiento estudiantil del 68. En Siempre! Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska, también darían difusión a la obra de José Revueltas, el primero, colocándolo dentro del desarrollo cultural de México, la segunda, transmitiéndonos sus experiencias con Revueltas en Lecumberri, bajo la óptica del intelectual rebelde y del escritor honesto.

Finalmente, durante las décadas posteriores a la muerte de José Revueltas, el semanario de Pagés Llergo, publicó tres trabajos que abordan el entorno vida-obra de Revueltas: primero, Gerardo de la Torre y Dionicio Morales, escriben sobre la vida del duranguense. Segundo, en el semanario Siempre! se da difusión a entrevistas inéditas que se tuvieron con José Revueltas, Elena Poniatowska, Margarita García Flores, Luis Mario Schneider, Adolph A. Ortega y Manuel Aguilar Mora. Finalmente, se escriben aproximaciones a la obra política y literaria de José Revueltas, escrita en las brillantes plumas de Raúl Trejo Delarbre, Sergio Gómez Montero, Ignacio Solares y Carlos Eduardo Turón, quien sería el primero que comenzaría a explorar el agnosticismo revueltiano. De igual manera, Pagés Llergo daría difusión dentro del semanario a las recién aparecidas Obras Completas de José Revueltas, compiladas por su hija Andrea y su esposo Philippe Cheron.

Cadenas de rituales de interacción

De esta manera, el ejemplo pleno del ritual de interacción lo podamos percibir entre José Revueltas, su obra y su difusión a través del quehacer cultural de Pagés Llergo, porque la publicación y crítica de la obra revueltiana que se suscita en Hoy y Siempre! no es producto de una acción arbitraria, sino producto de una experiencia de estado compartida, ambos fueron víctimas de los estragos de la arbitrariedad, cárcel en Revueltas y despido injustificado en Pagés. La energía emocional que se produce es alta y perdura a lo largo de la vida de nuestros personajes, incluso después de la muerte de ambos, vemos que el foco común de la obra revueltiana sigue produciendo cadenas de rituales de interacción que son retomadas por Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Margarita García Flores, Luis Mario Schneider, Adolph A. Ortega y Manuel Aguilar Mora.

Las recomendaciones de la semana:

Fragillidad: la armadura del artista como guerrero [VIDEO], de R. Gardea-Montiel.

Caritas Internacional: “México parece una zona de guerra,” [VIDEO] de R. B. Miranda.

[1] Martínez S., José Luis. La vieja guardia: protagonistas del periodismo mexicano. México, Mondadori, 2005. Pág. 189.