Las “Loot boxes”, o cajas de botín, están plagando a algunos de los Videojuegos más sonados de este semestre, con títulos como Middle-Earth: Shadow of War, Assasin’s Creed Origins, Destiny 2 y Star Wars Battlefront 2 incorporando esta mecánica, causado que exista un debate abierto y encarnizado sobre la mecánica. Y la Electronic Softaware Rating Board (ESRB) había estado en el centro de esta controversia.

Muchos sectores habían pedido a la ESRB, organismo estadounidense encargado de otorgar una clasificación por edades a los videojuegos de acuerdo a su contenido, que se pronunciara sobre las “loot boxes”, que las clasificara como juegos de azar. Pero la ESRB ya ha respondido, por medio de un portavoz, diciendo que eso no va a pasar debido a que esta mecánica no cumple con el criterio.

En un mail que la ESRB envió a Kotaku, el organismo explicó que si bien existe un elemento de azar en esta mecánica, el jugador siempre tiene la seguridad de obtener contenido en el juego, a pesar de que la recompensa no sea lo que éste esperaba. Continuaron comparando las “loot boxes” con juegos de cartas coleccionables, diciendo que el principio es el mismo, ya que algunas veces se abre un paquete de cartas y se consigue la nueva carta holográfica que estábamos buscando, pero otras veces conseguiremos sólo cartas que ya tenemos.

Dentro de las clasificaciones de la ESRB existen dos tipos:

La clasificación con letras (EC, C, T, T+15, M, etc.) que indican la edad recomendada para jugar, y la clasificación del contenido, que enumera el tipo de mecánicas que podemos encontrar en el videojuego.

Es dentro de esta segunda que la ESRB contempla los criterios de “Apuestas reales”, las cuales involucran dinero real, y “Apuestas simuladas”, en las cuales el jugador puede participar en juegos de azar sin apostar dinero real.

Uno de los principales problemas con pedir a la ESRB que incluya a las “loot boxes” como juegos de azar es que incluir esta descripción en el contenido implica que el juego automáticamente obtenga una clasificación de “Adults Only”, reservada para juegos que únicamente pueden ser comprados por mayores de edad, y que, al menos en Estados Unidos, significaría que la mayoría de tiendas minoristas de videojuegos no aceptarían vender dicho juego. Como se puede entender, esto sería gravísimo para los grandes publishers de estos juegos, ya que limitaría su mercado.

La controversia en torno a las cajas de botín no es nueva, ya que desde hace tiempo la inclusión de microtransacciones en juegos AAA ha causado el enojo de muchos gamers, argumentando que esto alienta el modelo “pay-to-win” y que arruina la experiencia del juego. En el caso de Assassin’s Creed Origins y Shadow of War [VIDEO], las loot boxes otorgan al jugador ciertas “ventajas” dentro del juego, aunque en ambos casos, éstas no tienen nada que no se pueda obtener dentro del propio juego, y es sencillo ignorar esta mecánica.