¿Por qué la serie policiaca nos hace perder tanto el tiempo? Desde que las ciudades se constataron como tales, la novela policiaca se volvió de mucho interés ya que esta se gestó entre avenidas y callejones obscuros. Así es, el hecho de poder encarnar en los ojos del personaje que siempre tiene la razón es particularmente seductor.

En la actualidad, a pesar de que las ciudades ya son tan viejas como “los crímenes de la calle Morgue” (cuento de Edgar Allan Poe), nos sigue intrigando encarnar al detective por medio de las nuevas herramientas narrativas; sin embargo, ¿qué es aquello que nos atrae del personaje? Considero que es la astucia y la decadencia que la misma ciudad aporta al personaje.

Podrás sacar al detective de NY pero nunca sacarás NY del detective. Por dar un ejemplo, lo que siempre ha caracterizado a un buen personaje de serie (o novela) policiaca es la relación de odio con su entorno. El hecho de no soportar las calles pero no poder vivir sin la adrenalina de las calles que lo vieron nacer. Spirit, no hablamos del caballo sino del personaje del cómic, es la muestra de este perfil de personaje. Todo su discurso radica en la simbiosis que existe entre el héroe y la ciudad, una relación que incluso se vuelve Madre e hijo.

Un género que enamora

Esto es lo que nos hace perder tanto tiempo en un género que, por su estructura, quizás ya nos hubiese aburrido como público. Vamos, quién nunca ha querido ser Batman resolviendo casos con la tecnología más sofisticada, el olfato de un sabueso y la inteligencia sobre humana.

Eso es lo que nos enamora del género, y también lo que más se explota en este, buscar similitudes en las cualidades que todo espectador piensa tener al momento de adentrarse en este vicio. Alguna vez quisimos ser Sherlock Holmes con esa brillantez y poder de seducción inigualable; ser ese personaje atemporal e incluso externo a su universo por conocer todo del mismo.

La correlación entre ayudante y detective, también es fundamental para la fórmula del personaje tipo en el género policial. ¿qué sería de Sherlock sin Watson o Patrick Jane sin Teresa Lisbon? Estos compañeros entrañables que, tanto en las series como en las novelas son por lo general la voz que narra las acciones del personaje principal sirven como herramienta para que se mantenga la tensión y el misterio de ¿qué será el próximo paso en la investigación? Esta pregunta es la que, hasta hoy en día nos mantiene intrigados por los antihéroes que vigilan la ciudad desde una gabardina.