Bélgica le ha entrado al quite en el ruedo de la polémica por las loot boxes [VIDEO] (o cajas de botín, en español), y se ha metido a investigar si éstas son o no juegos de azar, de apuestas… Y ya tenemos un veredicto final: La Comisión de Juegos de Bélgica se opone a la introducción de este tipo de microtransacciones en los Videojuegos porque sí son juegos de apuestas, y buscara prohibirlas en el país y, soñando grande, en toda Europa.

Así, a juegos como Star Wars Battlefront II, Assassin’s Creed, Middle-Earth: Shadow of War, Overwatch y muchos, muchos más, les esperan tiempos difíciles en la Unión Europea, pues con el fallo de la justicia belga, se sienta un precedente en contra de las loot boxes, ya que como declaró el ministro de Justicia de ese país, Keon Geens, al ser juegos de apuestas y estar presentes en los videojuegos, se corre el riesgo de acercar a los menores de edad a la adicción a los juegos de azar, y de más estar decir que esto pone en peligro la salud mental de los niños.

Bélgica se convierte con esta decisión en el primer país del mundo en declarar la guerra a las loot boxes

Y buscará prohibir este modelo de compras, que de acuerdo al fallo, combina aspectos como el dinero y la adicción, mientras mantengan la característica del azar, es decir, mientras no se tenga certeza plena de qué es lo que se está comprando con dinero real. Y los esfuerzos por prohibir este tipo de microtransacciones [VIDEO]no se limitarán únicamente al país, pues Geens ha declarado que se buscará llevar el tema a nivel regional, e intentarán apelar ante la Unión Europea para que sigan este mismo camino.

Si bien es aún muy temprano para poder predecir qué pasará con las loot boxes, ciertamente Bélgica ha establecido un precedente que pone en aprietos a las compañías de videojuegos tanto en consolas como en móviles, donde abundan las loot boxes azarosas, y es probable que se vengan tiempos de guerra con los desarrolladores que no querrán perder esta fuente de ingresos sin poner una fuerte batalla.

Lo cierto es que si Bélgica es exitoso en su intento, esto podría abrir las puertas a que otros países del viejo continente para que prohíban las loot boxes, ya que en lugares como Reino Unido (que hasta el momento sigue siendo parte de la Unión Europea) y Francia ya existían grupos que buscaban que sus gobiernos pusieran la lupa sobre este modelo de negocios.

Lo más importante de todo esto es que aquí quien tiene la mayor oportunidad de ganar es la comunidad gamer, pues no han sido pocas las voces dentro de los jugadores como de los desarrolladores y estudios que se han pronunciado en contra de las loot boxes y las han considerado como un mal creciente para la industria de los videojuegos. Veremos qué es lo que pasa al final con esta controversia.