5

Tras presentar Vuelven en el Cinépolis Diana, la banda Mórbida [VIDEO] se dirigió al Centro Histórico, para cerrar el ciclo 2017. Al filo de la media noche el Museo José Luis Cuevas abrió sus puertas, para reconocer lo mejor del terror y la fantasía del mundo.

La Calavera de Plata por el mejor el largometraje latinoamericano fue para Vuelven de Issa López y a nivel global, la misma fue para Hidden Reserves del austríaco Valentín Hitz. El premio de Distribución Cinépolis Mórbido para filmes latinoamericanos, fue para Aterrados de Damián Rugna de Argentina.

Las Calaveras de Oro

Las Calaveras de Oro fueron para Félix Mercado por Cygnus a nivel latinoamericano y para Gigi Saúl Guerrero con su Quinceañera a nivel global; también hubo Calavera de Madera para Vuelven y para Cold Skin de Xavier Gens.

A parte hubo menciones especiales para La Región Salvaje, Amat Escalante (Mex), Los Olvidados de Luciano y Nicolas Onetti (Arg), Matar a Dios de Caye Casa y Alberto Pinto (Esp),78/52 de Alexander Phillipe (USA) y para Trauma de Lucio Rojas (Chile); así mismo hubo Calaveras también para celebrar los mejores cortometrajes.

Como colofón el sábado aún hubo presentaciones en Cinépolis. Hubo ocasión para evidenciar el éxito del director austríaco Valentín Hitz, quien comentó acerca del casting de su película, que incluye actores alemanes a quienes requirió, para generar el thriller de Hidden Reserves.

La trama de esta película y la propia narración dramática, pese a ser lineal, nos confunde con un terror acerca de lo que sucedería si las compañías de seguros avanzan sobre las cualidades humanas de nuestra especie, buscando explotar al pueblo, incluso después de la muerte con tecnologías que sacarían provecho de la masa encefálica.

Mediante una fotografía gélida, se exalta una era sofisticada de burócratas que van por encima de las emociones; mismas que renacen cuando el protagonista es confrontado por lo que sucede tras bambalinas y se enamora de una activista, con la intensión de reventar el sistema.

Más difícil aún fue Hagazussa, debut de Lukas Feigelfeld, director germano quién saca adelante una película maléfica, con un presupuesto apenas suficiente para aturdirnos con su versión de los Alpes, antes de la modernidad.

Apreciamos en un recuento casi sin diálogo la vida de una bruja, quien va pasando por pruebas iniciáticas impregnadas de un ambiente depresivo rural. Primero la vemos de niña con su madre, hasta que la última muere abandonando a su suerte a la protagonista, a quien acompañamos 15 años después.

Se repite la historia y ahora carga con una bebé, pero nada sabemos de quién es el padre, o por qué la comunidad la rechaza conminándola a una locura, que va aumentando e insinúa relaciones eróticas con cabras, trances con calaveras, infanticidio y canibalismo; siempre con una línea musical, cuya estridencia resonaba en las bocinas, incapaces de reproducir los tonos más graves.

Lukas Feigelfeld

Lukas Feigelfeld apenas comienza en su inmersión a una cinematografía que te exige estar atento a cada detalle, pues cada secuencia nos sirve para comprender un desenlace fulminante de un terror, que te cierne la piel, lo mismo que puede aburrirte hasta la ansiedad.

Nos tocó finalmente ver Laisser Bronzer les Cadavres, un filme belga que retoma la textura de los setentas y la literatura policíaca francesa, como homenaje a diversos autores como Mastroniani, y el western, pero llevado a la esquizofrenia de un modelo de edición, que hace del filme más una parodia estética, que un relato trascendente.

El dúo Hèléne Cattet y Bruno Forzani es responsable de L'étrange couleur des larmes de ton corps del 2013, una de los filmes más dementes que se hayan creado acerca de una investigación policíaca como pretexto para un periplo estético y narrativo, que desafía la imaginación y forma parte de los directores que integran el ABC de la Muerte del 2012.

Diez años de trabajo para difundir el cine fantástico y de terror van acompasados de un cambio generacional. La Reforma estaba pletórica de gente disfrazada, a un tiempo que celebramos desfiles y descuidamos, sino por la película de Coco [VIDEO], la razón profunda de las ofrendas y el respeto que debemos a nuestros muertitos.