Delia Derbyshire, una de las pioneras de la música electrónica, y más específicamente de la música concreta, ha sido honrada con un doctorado póstumo por la Universidad de Coventry, en Inglaterra, su ciudad natal. Su carrera y sus logros han sido ignorados gran parte de su vida pero, finalmente, la labor y el legado de Derbyshire han sido reconocidos.

No sólo es una de las figuras más importantes del avant-garde y de la experimentación en la música electrónica, sino que su trabajo tuvo que enfrentarse a las trabas propias de una sociedad ultra conservadora como la británica, que durante los años sesenta no permitía que una mujer trabajara en estudios de música.

Derbyshire creó una nueva ola de sonidos y arreglos musicales durante las décadas de 1960 y 1970, y allanó el camino para que más mujeres trabajaran en el negocio de la producción musical.

El famoso tema de Doctor Who

Nacida en Coventry en 1937, la paleta sónica única de Derbyshire se formó con los sonidos del Blitz y las sirenas antiaéreas que la rodeaban de niña. Altamente académica, ganó una beca para estudiar matemáticas y música en la Universidad de Cambridge, donde se sumergió en el sonido. Después de graduarse, Derbyshire luchó en lo que era predominantemente una industria de hombres. Ella recurrió a la enseñanza, pero se negó a darse por vencida y, finalmente, encontró trabajo como gerente de estudio en prácticas en la BBC.

Fue aquí, en 1962, cuando tuvo acceso al Taller Radiofónico Experimental, desarrollando un tipo de música completamente nueva tocando notas en cinta y luego acelerándolas o ralentizándolas.

Luego pasó a transformar una partitura escrita por Ron Grainer para una nueva serie de televisión, Doctor Who, en una pieza icónica de música electrónica. Debido a las políticas de la BBC en ese momento, Grainer, de mala gana, todavía se acredita oficialmente como el único escritor.

Derbyshire permaneció en el taller durante 10 años, grabando sonido para Inventions for Radio y Cyprian Queen, todo en los días previos a los modernos sintetizadores y máquinas. Pero a pesar de su talento y el crédito de sus compañeros, Delia no logró un amplio reconocimiento durante su vida, con el tiempo se desilusionó con la industria y encontró trabajo como operador de radio en Cumbria. Más tarde trabajó en un museo en el área, antes de ocupar un puesto en una librería en Northampton, donde conoció a su compañero, Clive Blackburn.

Murió a los 64 años en 2001, y desde entonces ha sido ampliamente reconocida como pionera en música electrónica, habiendo inspirado a artistas como Chemical Brothers y Sonic Boom.