3

La autora del Best Seller: Bad Feminist nos comparte en su nueva obra, el pasado violento y desgarrador que la llevó a refugiarse en un cuerpo que fuera indeseable para los hombres, que pudiera defenderla del mundo exterior.

En este nuevo Libro, publicado el pasado 13 de junio, Roxane Gay revela que, después de ser violada a los 12 años por su novio de la infancia y los amigos de este monstruo, cambió su percepción de la vida, su imagen corporal y la forma de interactuar con los demás.

Una niña católica con una familia como su apoyo y motor, pierde la noción del amor y se refugia en la necesidad de tener un cuerpo indeseable para los hombres, con una fuerza suficiente para defenderse de los demás.

"Estaba atrapada en mi cuerpo; un cuerpo que casi no reconocía o comprendía, pero al menos estaba segura." Así describe la autora la experiencia que hasta hoy en día, sigue viviendo. Descubrió lo pequeño que es el mundo cuando te vuelves más y más grande.

A través de sus palabras, es posible sentir el dolor de la pérdida de fé de la escritora; la desesperación al no expresar lo que sentía y tener que enfrentar sola un trauma, que la llevó a aislarse de la sociedad. Encontró en la escritura, un refugio para no dar la cara frente al mundo.

También cuenta como no estamos preparados para tratar con personas de su complexión; tener que comprar dos boletos de avión, no poder ir al cine, sufrir cada vez que debía sentarse en el aula de clases - en esas bancas que tienen pegada una pequeña tabla para escribir -, usar únicamente prendas de color negro (a pesar de amar la moda a colores).

Estos, son algunos de los padecimientos, que ha enfrentado durante la mayor parte de su existencia.

Dietas y trastornos alimenticios

Por supuesto que la presión social y familiar la llevaron a probar con diferentes "métodos" para bajar de peso y dejar de sentirse miserable. Por mucho tiempo la bulimia [VIDEO] la consumió; aunque lo negaba al principio, llegó el momento en el que tuvo que cesar los eternos banquetes que acababan en un escusado, para sentirse llena y a la vez, vaciar todo, sentirse libre de culpas y alimento alguno.

Por supuesto que, hubo momentos en los que bajó de peso, en los que su familia se sentía orgullosa por la disciplina y todo el esfuerzo reflejados en su nueva imagen corporal; sin embargo, el encanto nunca duraba lo suficiente.

Ahora Roxane entiende que es la mujer más fuerte, no por su complexión, sino por contar la verdad que la tuvo sufriendo por tanto tiempo. Ahora por fin, puede verse al espejo y saber quién es aquella valiente figura en él. Y, aunque, jamás perdonará a quienes le hicieron tanto daño, a pesar de seguir temiendo cada vez que se encuentra con un grupo de hombres, a pesar de las pesadillas, ahora y para siempre es libre.