Dos generaciones después de la guerra mundial, la globalización inundó el mercado del arte en museos y galerías con las nuevas ventanas al más allá. Los espiritual y la inmediatez se respaldaron y diversificaron el andamiaje de las exposiciones.

Yoshua Okón (1970) fue un héroe en los noventas cuando con sus colegas abrió La Panadería. La propia monumentalidad de la Condesa emergía con arquitectos de moda cuya mano maniobró para transitar los barrios hacia el nuevo milenio.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Cine

El arte por supuesto en aquella década aún estaba como ahora, en una regresión mística anclada en los medios de comunicación y el cine en especial. Es gracias a emprendedores como el video artista capitalino, que se filtraron a la ciudad expresiones haciendo eco hacia lo inmaterial.

Siempre hay buenos pintores en México, el cambio que se dio en el interés de la cultura no cambió eso, pero comenzó una apertura sin límites hacia las variaciones del arte [VIDEO] que aún en nuestros días se refresca con la imitación o la apropiación sean o no actos políticos. En varias entrevistas (en youtube) el propio Yoshua nos explica cada una de sus manifestaciones, con un aura de instalación así mismo, su vertiginosa marcha en una agenda que hace homenaje y calienta los ánimos de la parte dolorosa en la sociedad.

De manera imperdible hay al comienzo un sistema de drenaje Plexiglas de HCI (2004) que va a dar a una pieza Toilet (2016) donde se ha reflejado la idea arquitectónica del Museo Soumaya en nuevo Polanco, pero a modo de retrete.

Los retretes

Estas ideas llevan al exceso la obra de un personaje dinámico quién se ha incrustado al arte internacional desde las universidades, pues los contenidos arden en la consciencia de los grupos humanos y encantan al ojo por referir a la narración de un audiovisual.

Al principio de su carrera, Okón contrataba policías para que lo confrontaran tan groseramente como pudieran expresarse haciéndola de actores; en una ponencia, incluso tiene la ocurrencia de decir que este cuerpo tiene más potencial histriónico que los agentes de las telenovelas.

Ante la verborrea, la simulación de la violencia encara el rencor de clase y se convierte en arte efímero que la ha ganado al autor reconocimiento internacional. La obra de Okón es coleccionada por museos y se le han abierto las puertas de importantes recintos culturales que han apoyado una incursión que alcanza la obscenidad.

Todo está referido a sus autores predilectos; todo nace de la lectura y se lleva a cabo sin muchas pretensiones, en un estilo de director que no dirige y busca que el propio planteamiento subversivo conserve la magia lúdica.

Octopus (2011), una de sus piezas más recientes para la Universidad de Los Ángeles, resalta con una influencia a narrar desde distintos puntos de vista, que edita a cuatro luces para contar una situación altamente combustible acerca de la presencia estadounidense en Guatemala y viceversa. En otras sesiones, comenta con desenfado, haberse entusiasmado con un grupo de fanáticos del vintage fascista.

En un momento dado convence a la banda y los graba revirtiendo la fascinación de la raza suprema con nacionales disfrazados con uniformes.

Últimamente con el Indian Project (2015), Yoshua toca el tema del genocidio

Pero le baja la intensidad a su propuesta que llega al escándalo de las imágenes estilo Pasolini o Fellini en Saló Island (2013) para suavizar otra toma de consciencia que necesita pasar del inconsciente colectivo a la mesa de trabajo.

Haciendo el evento en un set, la obra recuerda el formato de las noticias. Una serie de representantes locales ancianos celebran a los indios representando un ritual. Se congratulan vendiendo reproducciones en un grito silencioso por presentar la lucha de culturas, la visión de los vencidos. La Panadería culminó en 2002. Lo radical de sus vanguardias [VIDEO] fue pasando a eventos como Zona MACO, la Galería Enrique Guerrero, la Kurimanzutto y poco a poco todas las que se han volcado sobre del gran mosaico de nuestros días.

En exposición Bocanegra 1997, Chocorol 2007, Canned laughter 2009, Oracle 2015, Chille 2009, Wall Mart Shopper 2015 y Giza Stripper de 2006; debutaron en Estados Unidos, Guatemala, Chile e Israel.