Chichén Itzá, ese lugar sagrado para los mayas y atractivo para los turistas, es objeto de un nuevo estudio por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Proyecto Gran Acuífero Maya, en el que pretenden realizar mapas en tercera dimensión de su geografía.

El objetivo principal es encontrar las conexiones entre cuevas y laberintos --como El Castillo o el Observatorio-- con el Gran Cenote Sagrado. Y es que en 2015, algunas investigaciones señalaron el hallazgo de un gran cuerpo de agua debajo de la estructura conocida como El castillo.

Después de esos hallazgos, el proyecto, patrocinado también por National Geographic Society, arrancó para explorar Chichén Itza y sus alrededores con el fin de conocer de manera exacta la estructura geográfica de ese mundo subacuático.

La exploración se concentra por ahora en dos edificaciones

Hay que recordar que esta nueva investigación con mapeo 3D dio inicio en junio pasado y está enfocada, específicamente, en dos de las grandes estructuras del sitio arqueológico.

Según los investigadores del INAH, lo que buscan es encontrar la conexión de ambos mundos: el que nosotros como turistas observamos y el que se esconde debajo y que probablemente está conectado por cuevas y laberintos que aún no son visibles para nosotros.

Específicamente, creen que el Cenote Sagrado, el Cenote Xtoloc, el Xcanyuyum y el Holtún podrían estar interconectados. Y una de las herramientas que están utilizando para su investigación son los drones --con tecnología LiDAR-- , que les permitirán trazar líneas entre los cenotes y también analizar la composición de los cuerpos de agua que aún no son explorados.

El INAH y el Proyecto GAM buscan mapear 6 mil cuevas

Según datos del Proyecto Gran Acuífero Maya, en la Península de Yucatán existen por lo menos 6 mil cuevas, que podrían estar conectadas, y que se buscan mapear en 3D para entender y descubrir la relación de estos laberintos, cuevas y cenotes con el llamado inframundo maya.

Ambas instituciones prevén que el proyecto podría terminarse en unos cinco años. Sin embargo, debido a la titánica labor, podrían tardar un poco más.

Sin duda que los amantes del fascinante mundo maya estarán deseosos de conocer lo que se esconde de ese mágico lugar que es Chichén Itzá.

¿Les gustaría visitar estos nuevos laberintos en uno de los lugares más increíbles del mundo? Como se decía anteriormente, debemos esperar al menos unos quince años para saber si son accesibles para los turistas.