La música como una de las siete bellas artes existentes en este planeta, es probablemente la que con más facilidad permea en todos los estratos sociales y rincones del mismo. Teniendo de ese modo millones de exponentes en el mundo, con estilos diversos y técnicas de mayor y menos calidad, pero siendo en todo momento apasionados de la fusión del sonido y el tiempo. Y tienen en Santa Cecilia a la patrona de tan honorable profesión. Por eso el 22 de noviembre se reconoce como el #díadelmusico, por lo menos en este país.

Historia de Santa Cecilia

Santa Cecilia por su parte, fue una noble romana de una familia ilustre que se cree, vivió en el siglo II y el IV después de Cristo.

Convertida al cristianismo, fue entregada en matrimonio desde muy pequeña. En una época donde en Roma era condenado a muerte a todo aquel que reconociera como su Dios a Cristo, el destino de Santa Cecilia era bastante obvio. La patrona de los músicos, casi por accidente, convenció a su entonces marido de que su virginidad estaba reservada para Cristo. Además de ello, lo convenció para que también se convirtiera como ella, entonces, después de que ella fuera devorada por leones, como era la tradición romana, él siguió sus pasos. La razón porque se reconoce a Santa Cecilia como la patrona de los músicos hasta la fecha, es por una errónea interpretación de su acta de muerte, donde se decía que esta, en su lecho de muerte, rezaba cantando salmos al señor. Por supuesto, esto fue puesto en duda, ya que en aquello años la música no solo estaba prohibida para las mujeres, sino que era considerada un arte libertino y propio de esclavos.

Por otra parte, y una explicación más cercana a la realidad, es que su vinculación con el arte se debe a pintores del siglo XV, que la mostraron tocando el arpa y otros instrumentos.

Nietzsche y su música

Como bien sabe usted, Frederick Nietzsche, llegó a decir que "la vida sin la [VIDEO]sica sería [VIDEO] un error [VIDEO]". De hecho, la fascinación de uno de los filósofos más célebres de la historia por la música era tal que en algún momento de su vida se planteó tajantemente que como nunca sería tan bueno como Wagner, (músico de su admiración), mejor se decantaba por el mundo de las letras. Se cree que el mismo genio, destruyo piensas musicales y poemas que él creía no estaban a la altura de otros grandes de la época. Que calamidad.

Chales Manson y su no obra

En contra punto, el recientemente fallecido Charles Manson siempre profeso gran empatía por la música. En YouTube circula un video de la canción "Look At Your Game", interpretada por el asesino serial más famoso de la historia.

Se dice también que la canción de "Helter Skelter" de The Beatles fue una de las inspiraciones del psicópata. La revista The Rollings Stones público en días pasados un listado de 8 canciones para entender al tristemente célebre asesino a manera de "homenaje", y aunque creemos que es deplorable que se haga de todo para ganar lectores, es innegable que la vida del siniestro Manson siempre estuvo ligada a la música.

Por supuesto que usted tendrá la mejor elección sobre quién es un mejor precursor del poder y alcance de la música como símbolo de las bellas artes. La imagen de un filósofo que sigue aportando a la sociedad años después de su desaparición, o alguien cuya única obra fue negarle la vida alguien más. Que del primero, la autocrítica nos negó el privilegio de escuchar algo que, sin duda sería magnánimo, o el segundo que por egocentrismo tiene una canción en las redes de ínfima calidad con miles de reproducciones y que peor aún, vivirá por siempre ya. Y aunque la obra del artista no debe ser juzgada por lo que el artista fue, el punto es claro.

Del mismo modo en nuestro país, aunque no hablemos de asesinos seriales en la música, esta sí está empapada de sangre con grupos que cantan canciones de apología al crimen, y que el día de hoy están cantando en un templo a la patronacita en una doble moral asquerosa. De aquellos que con el poder de la música para entrar en todos los rincones con mensajes que lo último que hacen es responder a la belleza de un arte milenario, sino al contrario manchándolo con odio y violencia; esos que piensan que la música es llenarse de vicios o dinero (y no es por una interpretación moralina, hay que ver la historia del rock) para dejar el instrumento botado. En cambio, en cada fonda, en cada cantina, en cada fiesta de pueblo hay algún músico pidiendo monedas con más amor por el arte que cualquier otro.

Sinn duda alguna, sea el Santa Cecilia o no la madre de los músicos, debe ser un día que procure la promoción de la música como arte, un canto a la cultura, espejo de tradiciones y un bálsamo para el alma. Quien haga eso, tiene todo el derecho de llamarse músico con orgullo descarado.