2

Este año esta obra cerró temporada, pero a decir de sus creadores, el próximo año tendremos el gusto de ser invitados una vez más a las fiestas de Fester Construyendo el Teatro mexicano

El teatro mexicano se encuentra en constante construcción en la que no son pocos los que participan, pues podemos ver desde las grandes compañías que presentan en sus marquesinas el nombre de los actores de mayor renombre en el ámbito teatral y las compañías que podríamos considerar "chicas" por decirlo de alguna manera, pero que sacudiéndose este mote nos devuelven obras de gran calidad y aunque de entrada tal vez los nombres que presentan en sus marquesinas no nos sean del todo conocidos, realmente nos llevamos una grata sorpresa al encontrar la calidad histriónica que tienen en sus fila, y para muestra un botón.

Andamio teatro es una compañía fundada en 2005 por su director general Yossimar Jiménez y que a lo largo de estos doce años sustentan ya diez montajes, destacando Monólogos para una coladera, Un niño llamado espíritu y Cementerio de pasiones, con las que han recorrido algunos de los foros más importantes de la escena nacional y han tenido ya algunas participaciones internacionales.

Habemus dramaturga

Tenemos la fortuna de que cada día son más numerosas las mujeres dramaturgas, mujeres que nos comparten su visión del mundo, y tal es el caso de Taina González con esta obra titulada Cementerio de Pasiones, obra que relata la historia de 7 personajes muy distintos que por azares del destino se encuentran encerrados en la misma casa, lugar en el que su dueño, quien después conoceremos como Fester, organiza las fiestas más emblemáticas, esas fiestas en la que el invitado va pasando cuarto por cuarto sin saber con quién se encontrará en cada uno de estos y podrá darle rienda suelta a sus mas bajos instintos.

Pero fester sólo tiene una regla: "Nunca se quiten las máscaras", y es ahí en donde inicia un juego en el que todos terminaran quitándose sus máscaras, sus miedos, sus odios, terminarán desnudos frente al espejo en el que no tendrán de otra más que de reconocerse y empezar a conocerse ellos mismos, mientras que llevados por la pasión de sus escenas y el candor de sus personajes, quienes somos invitados a esta fiesta como espectadores, nos ponemos el traje de alguno de los personajes y nos empezamos a reconocer también.

Este año esta obra término su temporada pero de acuerdo con sus creadores, el próximo año podremos ser invitados nuevamente a las fiestas organizadas por Fester.

Celebro no sólo la importancia que el teatro nacional está retomando, celebro que compañías como esta, preocupados por la realidad nacional no tiren la toalla y salgan cada día a reconstruir el teatro, que gracias a este mismo, nosotros podremos reconstruirnos como nación.