2

Esperando el próximo Festival de Jazz en Polanco [VIDEO] -que se llevará a cabo en diciembre- parece pertinente recordar los orígenes del género musical, no solo para ser un snob más, sino para observar y reflexionar sobre la cultura del género musical y como ha generado una respuesta mundial desde sus inicios.El jazz como podrían saber todos (o casi todos) es una representación de la comunidad afroamericana y sus días como esclavos o como "personas de segunda" en una sociedad donde la cultura por la supremacía blanca ha continuado hasta nuestros días.

El jazz debe sus inicios al “ragtime” el cual surgió del “cake-walk” que era una danza que trataba de contrastar al “minstrel show” -show de blancos ridiculizando a los negros-.

El “cake walk” fue una forma de burlarse y a la vez admirar la Polka o el Vals y con el acercamiento de esclavos a los instrumentos (sobre todo de metal) empezaron a crear formas propias de hacer música teniendo como base la música occidental. Ahora bien, el “ragtime” da a la música el carácter de ultrasincopado, además de incluir la “blue note” dentro de la creación musical. El “ragtime” se propulsó mayormente en Luisiana y Nuevo Orleans desde mediados de 1850 hasta 1905; fue Scott Joplin uno de sus mayores exponentes.

El “ragtime” se convirtió en “jazz vocal” con la incursión del blues en la escena musical, además con influencia de los field hollers y apropiaciones de composiciones de Broadway. Las primeras grabaciones de jazz, que tuvieron gran difusión, se dieron precisamente gracias a las voces y a los temas de las canciones; muchos de los cantantes de jazz a la vez eran instrumentistas como Louis Armstrong o Ray Charles, pero fue gracias a las voces femeninas que el jazz empezó a ganar mayor popularidad sobretodo en Chicago y Nueva York durante los años 20.

Fue tanta la popularidad del jazz que muchos músicos blancos empezaron a adquirir sus influencias e hicieron del jazz una música de negros -y muchas veces catalogada de música para malvivientes- a música de orquesta y culta. Dentro de los años 30 el jazz creado por blancos se convirtió en “swing”, el cual estaba hecho por una orquesta de metales, pianos, contrabajos, algunos violines y percusiones (orquestas Bigband). Duke Ellingtone fue uno de sus mayores exponentes. Sin embargo, a la entrada de la década de los 40 el swing decayó y se creó el “bebob” que se caracterizó por crear más melodías en lugar de tantos ritmos, además dio la oportunidad de que algunos instrumentistas [VIDEO] fueran solistas dentro de las composiciones.